Reparto de la riqueza en el mundo: Europa resiste al aumento de las desigualdades

22 diciembre 2017 – Alternatives économiques (París)

El primer informe sobre las desigualdades en el mundo revela que la fractura entre los más ricos y los más pobres no hace sino aumentar. En conjunto, Europa es una excepción.

La publicación el 14 de diciembre del primer informe sobre las desigualdades globales permite, gracias a los datos originales, describir la geografía y la dinámica de las desigualdades internacionales en las últimas tres décadas. Dirigida por elWorld Inequality, que incluye entre otros economistas a Thomas Piketty, Facundo Alvaredo y Lucas Chancel, más de 100 investigadores de todo el mundo han construido una base de datos de 175 millones de cifras, en acceso abierto, lo que permite para ofrecer una primera foto mundial de las desigualdades. ¿Dónde está Europa en este panorama global?

En las últimas décadas, la desigualdad ha crecido en todo el mundo. Pero de forma diferenciada según las regiones. Es en Europa donde son menores, como prueba de que las instituciones nacionales (impuestos, servicios públicos, etc.) juegan un papel importante en la posibilidad de controlar las desigualdades. La dinámica desigual aparece más pronunciada en los Estados Unidos y la región de Oriente Medio, que ofrece la imagen de sociedades extremadamente polarizadas entre quienes se benefician de los ingresos del petróleo y los extranjeros, pobres, que trabajan a su servicio.

Si miramos más específicamente la dinámica de la desigualdad de los ingresos en Europa y los Estados Unidos, podemos ver que han aumentado en estos dos continentes. Pero en proporciones mucho más bajas de este lado del Atlántico: mientras que el 1% de los estadounidenses más ricos concentran el 20% de los ingresos, es el 12% en el caso de sus homólogos europeos. En los Estados Unidos, desde mediados de la década de 1990, los ricos se enriquecen y los pobres se empobrecen. En Europa, los más acomodados han ganado terreno, pero las dos curvas aún están lejos de cruzarse.

En los datos concernientes a Europa Occidental: ¿qué pasaría si tomamos en cuenta los países del Este? Sin cambios: el 10% más rico posee el 37% de los ingresos en el oeste, el 38% si incluimos el este del continente.

Los autores del informe también han desarrollado escenarios de futuro. Si las desigualdades globales siguen la tendencia de las últimas tres décadas, continuarán ampliándose en los próximos años. En un mundo que sigue la dinámica estadounidense, la participación del 1% más rico aumentaría de 20 a casi 30% del ingreso global. Por el contrario, bajaría ligeramente siguiendo el camino europeo. Sería más positivo, pero no suficiente para desafiar la tendencia estructural de nuestro capitalismo contemporáneo a aumentar la brecha de riqueza.

Factual or translation error? Tell us.