Croacia: Emigración, fondos europeos y cervezas

8 julio 2018 – Osservatorio Balcani e Caucaso Transeuropa (Rovereto)

Hay quienes se van y no quieren regresar, hay quienes, a pesar de que el país aún no está totalmente preparado, utilizan los fondos de la UE para crear nuevas empresas artesanales, como la producción de cervezas artesanales.

Quedarse en Croacia y abrir una cervecería gracias a los fondos europeos. El fenómeno de la cerveza artesanal – cada vez más popular en la joven república exyugoslava – parece desafiar dos grandes verdades de la Croacia contemporánea: el flagelo de la emigración juvenil y la incapacidad del país para absorber los fondos europeos a su disposición. Las historias de los diversos "Barba", "Bura", "Plavuša", "Nova Runda", "Varionica", "Zmajsko" y otras cervezas artesanales surgidas recientemente en el otro lado del Adriático hablan realmente de los jóvenes croatas que decidieron quedarse (o regresar) a su país y continuar sus pasiones a menudo con la ayuda de fondos comunitarios. Estas aventuras empresariales tienen muchos aspectos en común y, aunque siguen siendo una excepción en la economía croata, representan un buen punto de partida para abordar estos dos grandes problemas que caracterizan a Croacia desde su entrada en la UE en 2013: la emigración y el uso (fallido) de los fondos europeos.

Una cerveza para quedarse

En el dialecto dálmata, "barba" es un nombre que significa "tío" o "viejo" y también indica el capitán de un barco. Desde 2015 es también el nombre de una popular cerveza artesanal de Split, fundada por Siniša Andjelić en colaboración con su tío. Siniša, ahora de 33 años, ha probado en el extranjero su primera "homebrewed", o cerveza casera. En 2013, cuando vivía en Noruega, un amigo le mostró su taller de artesanía. "Hizo cerveza directamente en su habitación, hasta el punto de que su novia le había pedido que eligiera: ¡yo o la cerveza! Y él eligió la cerveza ... ", recuerda Siniša, divertido.

De vuelta en Croacia, comenzó a "estudiar homebrewing" y comenzó a hacer los primeros experimentos. "Mi tío estuvo a mi lado desde los primeros fracasos", dice. En 2015, la aventura se aceleró: se registró la marca "Barba", la producción comenzó poco después y en la primavera de 2016 se vendieron las primeras botellas. Hoy, Barba produce poco menos de 100.000 litros al año y emplea a cinco personas, aunque para Siniša Andjelić sigue siendo "un hobby" en lugar de un trabajo a tiempo completo.

"Durante casi un siglo en Croacia, el debate fue entre 'Me gusta Ožujsko' o 'Prefiero Karlovačko'. ¡Hoy se lanza una nueva cerveza artesanal cada semana! ", bromea Siniša. El sector es, en efecto, muy dinámico. En el mismo período en el que  llegaron a Split las primeras botellas de "Barba" a las estanterías, unos pocos cientos de kilómetros al norte, en Poreč, apareció la etiqueta "Bura". Concebida por Alessandro Zecchinati, Claudio Rossi y Veronika Beckers, dos italianos y una chica de origen istrio (de la península de Istria, Italia) y alemán, "Bura brew" se fundó en 2015.

Inspirada en el famoso viento del Adriático, la cerveza Porec también esconde la historia de un regreso del extranjero. Habiéndose conocido en Dublín, Alessandro y Veronika (ahora marido y mujer) decidieron dejar su trabajo en el sector de nuevas tecnologías y abrir una cervecería en Istria, donde hasta entonces solían pasar sus vacaciones de verano. En solo unos años, la producción ha alcanzado los 50,000 litros al año, conquistando más de 120 bares, tiendas y restaurantes en Croacia, Italia, Suiza y Austria. "La gente está cansada de beber cervezas industriales realmente malas", dice Alexander, explicando el éxito de Bura.

El flagelo de la emigración

Pero Barba y Bura son dos historias contracorriente. Miles de croatas, especialmente los jóvenes, hacen el viaje en sentido inverso, eligiendo países extranjeros para no volver. Un informe reciente de la European Social Policy Network (ESPN Flash Report 2017/50) recuerda que "aunque los datos estadísticos son limitados, diferentes pistas sugieren que Croacia atraviesa una nueva ola de emigración desde su entrada en la UE el 1 de julio de 2013 ". Difícil de cuantificar con precisión, la emigración es tema regular en los periódicos croatas.

El informe del ESPN señala que por un lado la Oficina de Estadística de Croacia (CBS) habla de cerca de 29 mil ciudadanos que emigraron en 2015 y más de 36 mil en 2016: por otra parte, las autoridades de Alemania e Irlanda – dos de los destinos preferidos por los croatas – registraron incluso cifras más altas. Berlín, por ejemplo, señala un aumento de 34 mil nuevos residentes croatas entre 2014 y 2015, mientras que Dublín experimentó un aumento en el número de croatas residentes de cerca un millar en 2009 a más de 5 mil en 2016 (para el CBS ningún croata emigró a Irlanda en 2015) .

En resumen, las cifras son discordantes, pero la alarma, en Zagreb, ya viene sonando desde hace un tiempo. El Gobierno de Plenkovic ha aumentado el presupuesto del Ministerio de Asuntos Sociales, rebautizado como "Ministerio de Demografía, Familia, Juventud y Políticas Sociales", mientras que recientemente el diario Jutarnji List reveló que, de acuerdo con algunas nuevas estimaciones estadísticas, Croacia hoy contaría con menos de 4 millones de habitantes, en comparación con los 4,28 millones del último censo en 2011. La entrada en la UE, con el consecuente acceso a libre circulación interna, ha exacerbado el fenómeno.

Como motivo de las salidas, no se trata solamente del paro juvenil, cuya media anual se sitúa en el 27% (pero mayor en los meses de invierno y lejos de la costa), sino también el nivel de los salarios, relativamente bajo en comparación con el resto de la UE (el salario medio en Croacia es de alrededor de 750 € al mes) y una "falta de perspectivas" que resulta menos tangible.

En las encuestas realizadas entre los jóvenes con intención de irse, el aspecto político se menciona de hecho con regularidad, así como la voluntad de vivir en un país "que funcione" y donde se valore la educación.

Un giro gracias a la UE

Permanecer en Croacia y abrir un negocio propio no es poca aventura. Davor Simičić y Matija Mrazek, creadores de la cerveza "Varionica" recuerdan bien las dificultades de los primeros años. Originarios de Split y Zagreb, registraron su marca en 2014, "después de un año de planificación y lucha contra la burocracia". Incluso después del lanzamiento, "los primeros dos años han sido difíciles", recuerda Davor Simičić. "La mitad de la producción apenas llegaba a cubrir los costes", especialmente los relacionados con el alquiler de la cervecería. Pero la llegada de fondos europeos hizo vislumbrar el futuro con esperanza.

Hace seis meses, Varionica recibió el visto bueno de Bruselas referente a un préstamo de 4,8 millones de kunas (unos 650 mil euros) para la construcción de una nueva planta, con una capacidad de más del triple. Hoy en día, la compañía produce 120.000 litros de cerveza al año: "Tenemos dificultades para satisfacer la demanda", asegura Davor. Con sus cuatro empleados existentes, Varionica prepara para contratar a otros seis para finales de 2018.

Como Davor Simicic y Matija Mrazek, Miroslav Suvak tiene la intención de solicitar  fondos europeos para construir una nueva fábrica de cerveza. Junto con otras seis personas, Miroslav está en el origen de la "Nova runda", una de las cervezas artesanales más populares en los bares croatas. Con una producción que no incluye latas o botellas, "esta cerveza no filtrada y no pasteurizada solo se puede encontrar en el mostrador". Una elección que puede parecer radical, pero que en realidad se ha asentado a lo largo de los años. Nacida en 2013, Nova Runda produce unos 161.000 litros al año.

Después de haber estado entre los primeros en abrir una fábrica de cerveza artesanal y llamándose a sí mismo "un embajador de las cervezas artesanales" (porque se pasa la mayor parte de su tiempo  "educando a los camareros y propietarios de locales"), Miroslav Suvak podría allanar el camino a sus colegas también en lo que respecta al uso de fondos europeos. De hecho, en el país no hay proyectos suficientes para absorber la financiación total disponible. 

Fondos europeos todavía no utilizados

En marzo del año pasado, la ministra croata de Fondos Europeos, Gabrijela Žalac, dijo que su país había absorbido sólo el 39% de los 10,7 mil millones de euros disponibles para 2014-2020. "El objetivo es promover contratos para el 60% de los fondos disponibles para fin de año", prometió Žalac (y para el 90% para 2020). La mala recepción de los fondos europeos es una cuestión en la que ha intervenido recientemente, también el gobernador del Banco Central de Croacia, Boris Vujčić, al comentar el impacto positivo de entrada de Croacia en la UE hace cinco años (las exportaciones crecieron más del 40% ).

El mismo primer ministro, Andrej Plenković, al presentar al nuevo ministro de Economía Darko Horvat a finales de mayo, dijo que espera que el nuevo responsable del departamento contribuya a una "mejor absorción de los fondos europeos", como también pidió recientemente el Banco Central Europeo. Este retraso en el uso de fondos tiene sus raíces tanto en el hecho de que los fondos de preadhesión y el programa anterior no se habían agotado completamente antes de la fecha límite, como en el hecho de que se esté construyendo lentamente el know-how necesario para participar en las convocatorias comunitarias.

Como en el caso de la emigración juvenil, incluso en este contexto, la experiencia de los jóvenes maestros cerveceros va a contracorriente. Hacer una solicitud de financiación a Bruselas sigue siendo un proceso complicado ("dos años de trabajo", asegura Davor Simičić, de Varionica) pero no imposible. Y una vez obtenido, los fondos europeos abren nuevas oportunidades.

A cinco años de la entrada de Croacia en la UE, no queda otra cosa, pues, que brindar por el aniversario con una cerveza artesanal de Croacia y la esperanza de que el ejemplo de esta pequeña industria en crecimiento arrastre con ella al resto del país. ¡Živjeli!

Traducido por Sergio Cebrián Sanz

This article is published in association with Parlamento Europeo.

Esta publicación ha sido producida dentro del proyecto Parlamento de los Derechos, cofinanciado por la Unión Europea. La responsabilidad sobre los contenidos de esta publicación reviene a Osservatorio Balcani e Caucaso Transeuropa (OBCT), y no refleja en modo alguno la posición de la Unión Europea.

Factual or translation error? Tell us.