Inmigración UE: Una crisis más política que migratoria

29 junio 2018 – EUobserver.com (Bruselas)

Mucha menos gente llegan ahora por mar a Europa. Sin embargo, el debate a nivel político parece sugerir una gran crisis migratoria. Pero la crisis no es migratoria. La crisis es por la mala gestión e indecisión de los líderes políticos.

Hace cinco años, los líderes italianos y de la UE se quedaron en silencio mientras observaban los ataúdes apilados en un depósito en la isla de Lampedusa.

"Ataúdes de bebés, ataúdes con la madre y el niño que había nacido justo en ese momento. Es algo que me afectó profundamente", dijo José Manuel Barroso, entonces presidente de la Comisión Europea, tras su visita.

Fue a principios de octubre de 2013, cuando unas 373 personas se ahogaron en la costa de Lampedusa, mientras se esforzaban en buscar ayuda, asilo y oportunidades en Europa.

La Comisión Europea anunció entonces rápidamente grandes planes para frenar las muertes.

Se intensificaría la vigilancia fronteriza, se ofrecerían barcos para rescatar a personas que no se enfrentarían a sanciones, se ofrecerían protección regional, reasentamiento y formas legales de acceder a Europa, y se intensificarían los canales diplomáticos con los países africanos.

Un estribillo similar se repetiría años más tarde, pero ahora con un enfoque creciente para apuntalar las fronteras y evitar que las personas lleguen a Europa.

Los líderes de la UE y los jefes de Estado se reúnen en Bruselas el jueves (28 de junio) para debatir sobre la migración, al tiempo que las reformas internas de asilo de la UE se dejan de lado.

El último proyecto de conclusiones, examinado por este sitio web , habla de "control efectivo de las fronteras externas" y "plataformas regionales de desembarco" fuera de la UE, donde se revisarán los casos de asilo.

Hoy, los barcos de rescate de ONG son sancionados, y algunos se enfrentan persecución criminal, e Italia cierra sus puertos. Mission Lifeline, un barco de rescate de una ONG alemana, con más de 200 personas a bordo, aún no ha atracado en Malta después de seis días en el mar.

Las muertes también han continuado, alcanzando un pico en 2016 de aproximadamente 5.100. Es probable que más hayan muerto atravesando los desiertos en su ruta hacia Libia.

Muchos también se salvaron a través de los esfuerzos de rescate de Italia, la UE y las ONG. Pero a medida que Italia y las operaciones de la UE se redujeron, las ONG se vieron obligadas a retomar sus actividades, y una Libia desunida ahora tiene la tarea de llevar a cabo la mayoría de los rescates.

Para los líderes de la UE y los jefes de Estado, el debate sobre el asilo y la migración se centra en los números y la política.

Dejando a un lado la política, los números indican que Europa está desorientada, incapaz de hacer frente a una batalla de relaciones públicas contra la xenofobia y el alarmismo populista, principalmente del primer ministro húngaro, Viktor Orban, y del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini.

Mucha menos gente está tomando embarcaciones para llegar a la costa sur de Europa, pero el debate ha sacudido al núcleo de la Unión Europea.

En su apogeo, más de un millón de personas llegó por mar en 2015, alcanzando un máximo de 221.000 solo en octubre.

Hoy, alrededor de 43.000 personas han aterrizado en las costas europeas en los últimos seis meses, con un aumento claro de las llegadas a España.

Parte de esa caída probablemente se deba a un acuerdo cerrado el año pasado entre Italia y Libia y a los esfuerzos de la UE para lograr que los guardacostas libios rescaten a las personas del mar. También se produce después de que la UE cerrara un controvertido acuerdo con Turquía en marzo de 2016.

Mientras tanto, se han pospuesto las discusiones más amplias para llegar a un consenso político sobre la reforma de Dublín, la regulación que determina quién es responsable de procesar las solicitudes de protección internacional.

Esta reforma ha provocado profundas divisiones entre los Estados de la UE.

El Grupo de Visegrado 4 (V4), una alianza informal de la República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia, se opone a cualquier plan para distribuir o reubicar a los solicitantes de asilo entre los miembros de la UE.

Los ministros del Interior de la UE votaron a fines de 2015 el reparto de 120.000 solicitantes de asilo provenientes de los Estados de primera línea, Grecia e Italia.

Debían distribuirse de acuerdo con los cálculos de la Comisión en función del tamaño y la riqueza de los Estados miembros, con Hungría obligada a admitir a 1.294 personas y Eslovaquia a 902.

La República Checa, Hungría, Rumania y Eslovaquia votaron en contra del programa. Polonia más tarde se unió a ellos después de un cambio de Gobierno en Varsovia.

Si bien el plan, por dos años de duración, ha concluido, solo alrededor de 34.000 inmigrantes han sido reubicados. La mayoría han terminado en Alemania, seguida de Francia y Suecia. Hungría y Polonia no han admitido a ninguno.

Cuando finaliza la presidencia de Bulgaria en la UE, los grandes problemas sobre el reglamento de Dublín y la reubicación se mantienen.

La Comisión Europea pretende concluir cinco de las siete reformas en curso en la UE sobre asilo antes de fin de mes. Mantiene que la regulación de Dublín y los procedimientos de asilo debería estar resueltos para fin de año.

Es una tarea desalentadora. El secretario de Estado para Asilo y Migración de Bélgica, Theo Francken, declaró a principios de mes que la reforma de Dublín estaba "muerta". Las presidencias de la UE bajo Eslovaquia, Malta, Estonia y Bulgaria, a pesar de sus esfuerzos, nunca lograron un consenso.

Austria, que ha tomado una línea dura contra la migración y el asilo, ocupará ahora la próxima presidencia . Su canciller, Sebastian Kurz, ha propuesto la creación de "centros poco atractivos" en Europa, amenazando con cerrar su frontera del paso de Brenner con Italia y tiene pocas ganas, como muestra el gráfico anterior, en reubicar a los solicitantes de asilo.

This article is published in association with The European Data Journalism Network.

Factual or translation error? Tell us.