Violencia contra las mujeres: Prevenir la violencia de género con los datos

26 noviembre 2018 – VoxEurop

La falta de estandarización de datos en las denuncias y las diferencias culturales entre los países del Norte y Este de Europa dificultan los esfuerzos para aportar una respuesta efectiva contra la violencia de género.

Los países del Norte de Europa tienden a reportar mayores índices de violencia contra las mujeres que las naciones del Este de Europa.

Según las cifras más recientes de Eurostat, Noruega, el Reino Unido y Austria registran, por cada 100 000 habitantes, los mayores incrementos en el número de casos de violación o agresión sexual en 2016 comparando contra los datos de 2010. Estas cifras deben ser interpretadas con precaución.

Therese Murphy, Directora de Operaciones del Instituto Europeo de la Igualdad de Género (EIGE), ha comentado a EDJNet que “en los países en los que la confianza en las instituciones es mayor, las denuncias [de casos] de violencia [contra las mujeres] también son mayores”.

Sociedades con más educación, donde hay más conciencia de los problemas de género, también tienden a reportar violencia de la parte de la pareja íntima más frecuentemente que en las sociedades en las que la gente “no habla [de agresión contra las mujeres] y ciertos niveles de violencia son incluso aceptados”, aclara Murphy.

Una encuesta realizada por la Agencia de la Unión Europea de los Derechos Fundamentales en 2014, encontró que la tercera parte de las 42 000 mujeres encuestadas en los 28 Estados de la UE reportaron haber sufrido incidentes de violencia física y/o sexual desde los 15 años de edad. Además, solo 14% de las mujeres dijeron haber reportado el incidente más serio de su pareja íntima a la policía.

Sin embargo, la violencia de género no reportada es solo uno de los obstáculos para cuantificar la magnitud del problema: la falta de datos precisos, completos y estandarizados a través de la UE complica el desarrollo de una estrategia eficiente y efectiva para erradicar la violencia basada en el género.

Para poder estimar “los recursos necesarios para resolver [el problema], primero hay que cuantificarlo”, señala Murphy, “y ésa es una de las principales razones por las que el Marco Estratégico del EIGE 2015-2018 está enfocado en la recolección de datos”.

“Tratamos de mejorar el conocimiento y el entendimiento acerca de cuál es la extensión real [de la la violencia de género], y qué tipo de remedios deberían aplicarse para erradicarla”, explicó Murphy.

EIGE trabaja con los departamentos de policía, justicia y estadística de los 28 Estados miembros para estandarizar y armonizar las reglas y los procesos. El objetivo es resolver los problemas causados por la disparidad de métodos de recolección de datos utilizados en cada país, sus diferentes sistemas legales, y sus problemas culturales.

“Si los Estados miembros recogen los datos para los indicares que proponemos, en la manera en la que se los proponemos, entonces podremos hacer comparaciones”, explicó la Directora de Operaciones del EIGE. Sin embargo, el tiempo necesario para lograr el objetivo es difícil de estimar y depende de cada país.

Según Murphy, mientras que los países de la antigua Unión Soviética y otros nuevos Estados miembros tienen el camino más largo por recorrer, países como España e Italia, debido a condicionantes financieros, también se enfrentan un “gran desafío a pesar de sus enormes esfuerzos”.

Murphy también ha resaltado la importancia de presionar a los países para que ratifiquen la Convención de Estambul para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica. Este acuerdo fuerza a sus miembros a modificar sus legislaciones, a proveer servicios, a tomar acciones para prevenir la violencia contra las mujeres, así como a monitorear el progreso y evaluar sus logros.

De acuerdo con el Consejo Europeo, hasta Noviembre de 2018, Irlanda, el Reino Unido, Letonia, Lituania, Bulgaria, la República Checa y Eslovaquia, son los únicos países europeos que han firmado la Convención de Estambul, sin haberla todavía ratificado.

Translated by Raúl Durán Bravo

Factual or translation error? Tell us.