Según un nuevo estudio, un Brexit duro, es decir, una salida sin acuerdo en la que Gran Bretaña renunciara a participar en el mercado único de la UE, podría causar pérdidas anuales de hasta 57 000 millones de euros en Reino Unido y de 40 000 millones de euros en la UE.

Los países orientados a la exportación, sobre todo Alemania, Francia e Italia, serían los más perjudicados desde el punto de vista financiero, después de Gran Bretaña. Las principales pérdidas se producirían por la menor productividad y unos bienes y servicios más caros, como consecuencia de los nuevos aranceles, actualmente abolidos en el mercado único de la UE. En cambio, Estados Unidos, China y otros países fuera de Europa podrían beneficiarse de la salida de Reino Unido.

Un estudio elaborado por la fundación alemana Bertelsmann Stiftung ha analizado flujos comerciales globales para predecir las consecuencias del Brexit y ha concluido que los ciudadanos de Reino Unido sufrirían las mayores pérdidas de ingresos. Un Brexit sin acuerdo les costaría alrededor de 900 euros per cápita. Londres sería la ciudad más afectada, seguida de Berkshire y Surrey.

En Alemania, la pérdida de ingresos sería la mayor en Europa después del Reino Unido: aproximadamente 10 000 millones de euros, o 115 euros por ciudadano. Los distritos administrativos de Düsseldorf y Colonia serían los más perjudicados.

Un Brexit duro también afectaría de forma negativa a Francia, Italia, Irlanda y Países Bajos. Según los autores, costaría a los irlandeses 720 euros per cápita y año (alrededor de 3500 millones de euros en total), y más de 3000 millones de euros en pérdidas de ingresos para los holandeses.

Desde el referéndum inicial de la UE en 2016, Gran Bretaña no ha aprobado el acuerdo de salida negociado con el bloque. Los restantes 27 líderes de la UE están a punto de decidir sin conceden un retraso del Brexit más allá de la fecha límite actual del 29 de marzo y si es así, durante cuánto tiempo. Si lo rechazan, Reino Unido tendría que iniciar una salida sin acuerdo.

Si Reino Unido amplía el proceso de salida y acepta un acuerdo de mercado común, mitigaría las pérdidas de ingresos. El estudio determinaba que un Brexit blando casi podría reducir a la mitad la pérdida de ingresos de toda la UE, sin incluir a Reino Unido. En el caso de Gran Bretaña, los daños se reducirían a 25 000 millones de euros.

Pero no todo el mundo sale perdiendo con la salida de Reino Unido de la UE sin acuerdo. Para algunos países fuera de Europa, un Brexit duro podría suponer miles de millones en ganancias. Puesto que comerciar con Europa resultaría más caro, el comercio con el resto del mundo podría ser más atractivo. Estados Unidos es el país que más se beneficiaría, con unos ingresos potenciales de 13 000 millones de euros al año, seguido de China, India y Japón.