Navegando por el sitio tagesschau.de he encontrado una noticia desfasada en la que se podía leer esta curiosa frase: "Irlanda ha acabado por deslizarse deprisa bajo el 'Rettungsschirm' de la eurozona destinado a los países miembros en aprietos".

Es curioso: siempre he pensado que el término "Rettungsschirm" (sombrilla, paraguas o paracaídas en alemán) designaba el paracaídas bajo el que se suspendería el euro y gracias al cual la moneda europea se posaría tranquilamente en tierra firme. Pero ¿cómo es posible "deslizarse" bajo un paracaídas y además hacerlo "deprisa"? ¿Se puede hablar realmente de paracaídas al referirnos a un plan de rescate? Un paracaídas lo único que hace es ralentizar la caída, pero no la impide: al final, el euro acabará cayendo, aunque sea precisamente lo que nadie quiere.

Entonces ¿a qué se refiere este "Rettungsschirm"? Acaba de finalizar el verano y entonces pensamos en las personas que alquilan sombrillas y tumbonas en las playas del sur de Europa. Pero "Rettungsschirm" implica protección y no podría designar a una sombrilla bajo la cual los Estados miembros se sitúan para descansar.

Por eliminación, "Rettungsschirm" entonces es un paraguas, algo que parece confirmarse con el contexto de la situación en la que nos encontramos. El "Rettungsschirm" (el paraguas) se ha abierto, se ha plantado, se ha instalado por todas partes. En resumen, se sostiene de pie. Además, acabo de leer que Irlanda no se ha "deslizado" bajo el "Rettungsschirm", sino que, tal y como se informa en el sitio Web de la radio pública austriaca, ha "reptado", lo que nos indica una cosa: que el susodicho paraguas se encuentra especialmente bajo.

Cuestiones que necesitan enunciarse con claridad

Cuando el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung anuncia "Barroso quiere ampliar el paraguas de protección de la eurozona", parece entonces justificado. El paraguas debe ampliarse, es decir, estirarse e incluso reforzarse. ¡En medio del gran diluvio, nos hacemos con un paraguas! Según el Financial Times Deutschland, está "demasiado elevado".

En opinión del diario Hannoverscher Allgemeiner Zeitung , Irlanda se ha “instalado” bajo el paraguas, mientras que el Manager-Magazin declara: "Europa despliega el paraguas para Irlanda". En otras palabras, que Irlanda estaba ahí y luego han abierto el paraguas encima de su cabeza.

¿Por qué no pueden enunciarse claramente estas cuestiones? Es algo que dura ya cerca de un año… Este paraguas puede ser precisamente eso y todo lo contrario. "El nuevo paraguas europeo es una ruina financiera", asegura el Welt. Es "una red necesaria", se lee en el sitio Web de un banco, una "célula madre".

Un aluvión de metáforas

Se encuentra "a cubierto", leí en el Tagesanzeiger. Entre nosotros: ¿por qué poner un paraguas a cubierto? No se debe "ampliar", planteaba la cadena de televisión N24. Una sociedad financiera de Liechtenstein escribía en sus comunicados que se habían "superado los últimos obstáculos que subsistían en su puesta en marcha". Incluso se puede apelar a la ayuda del paraguas, como se explica en el Wiener Zeitung, según el cual, "tarde o temprano, de todos modos tendremos que apelar al paraguas europeo".

¡Socorro! ¡Auxilio! ¡Abran rápidamente un paraguas por encima de la lengua alemana! ¡Concedan créditos al cero por ciento para los cursos de idiomas! Compren las metáforas falsas. Abran el paraguas lingüístico, asegúrense de que se mantiene en pie y extiéndanlo. ¡Estírenlo, refuércenlo! Y dejen que todo el mundo se "deslice" debajo. O que "repten" bajo él. O que "se instalen en él deprisa". Es urgente. De lo contrario, vamos a acabar ahogados bajo una avalancha de metáforas y daremos con nuestros huesos sobre los "obstáculos en la puesta en marcha".

En el servicio de prensa de un banco, me encontré con un documento sobre las expectativas de la sociedad para después de 2013, "fecha en la que el paraguas se deberá destensar de nuevo".

¿Destensar? Sin duda querían decir "cerrar de nuevo". No puedo esperar a que llegue este momento.