Grecia es el único ejemplo conocido de un país que vive en la bancarrota desde el día que nació. Si Francia o Inglaterra se encontraran únicamente un año en esta situación, tendría repercusiones terribles. Grecia ha vivido más de veinte años en paz con la bancarrota. Todos los presupuestos, desde el primero hasta el último, son deficitarios.

Lea el artículo completo en el sitio web de Frankfurter Allgemeine Zeitung

Este artículo ha sido retirado bajo petición del propietario de los derechos de autor