¿Un semillero de Europeos? Los jóvenes que siguen un curso Erasmus durante sus estudios superiores ¿son acaso la vanguardia de la nación europea? Tal fue la idea cuando se lanzó el programa en 1987. «El objetivo de la Unión**, aclara Anne van Gemert, miembro de la oficina francesa de información del Parlamento europeo, es promover ciertos valores entre los Europeos : solidaridad, libertad, movilidad… En los años 1980, nos dimos cuenta que lo que había funcionado en el plano económico o agrícola no había dado resultados en materia de ciudadanía. De ahí el lanzamiento del plan Erasmus

Es difícil decir si la Unión europea ha ganado su apuesta. Ciertamente, los 1.7 millones de estudiantes que se han beneficiado del programa desde hace más de veinte años comparten características comunes. «Si Una casa de locos (película de Cedric Klapish, 2002, título original en francés L’Auberge espagnole») es una película de culto para los estudiantes Erasmus, es porque refleja bien la forma en que se constituye un mundo aparte, un mundo para si mismo», observa Sara Pini, encargada de investigaciones de la Fundación para la innovación política y antigua estudiante italiana Erasmus. Lo que los une es una misma experiencia de desarraigo. «Se comparte algo muy fuerte que crea vínculos, a veces únicos», continúa la Sra Pini. Estas comunidades multiculturales constituyen unidades vitales informales, ocasión extraordinaria para el aprendizaje práctico de Europa».

"AGENCIA MATRIMONIAL"

En los criaderos europeos se multiplican las redes de amistad o proyectos, tales como la página web Café Babel, «el primer medio europeo multilingüe, cuyo objetivo es el de contribuir a la emergencia de una opinión pública europea, explica Alexandre Heully, su director de comunicación. El criadero se convierte en guardería cuando las inevitables «europarejas» engendran «eurobebés». «¡La agencia matrimonial más eficiente de toda Europa es Erasmus!», bromea la Sra Pini.

Pero todo esto ¿crea un espíritu europeo? Sí, responden la Sra van Gemert, el Sr. Heully y la Sra Pini. "Las generaciones Erasmus, puntualiza esta última, llegan ahora a puestos de mando políticos y económicos. Observamos en estas elites un espíritu más abierto.» Identificar la parte que proviene de la experiencia Erasmus es cosa delicada. Magali Ballatore, postdoctorando adjunta al CNRS (Centre Nacional de Investigación Científica), quien ha trabajado sobre la movilidad Erasmus, observa que el sentimiento de ser europeo «no depende solamente de un pasado Erasmus, sino también de la personalidad, trayectoria o medio en el cual ha crecido cada uno. Por cierto que el hecho de ser extranjero y de frecuentar otros estudiantes extranjeros puede también exacerbar un sentimiento nacional o local que no existía antes de forma patente…»

Entonces, ¿núcleo duro de una nación europea ? «Las oleadas de inmigración en Europa, bastante más masivas que los apenas 1% a 2% de estudiantes Erasmus, han hecho aún más la Europa actual», continúa la Sra Ballatore. Este dato tan bajo no ha pasado desapercibido para elsecretario de Estado para Asuntos Europeos, Bruno Le Maire, quien quiere que los programas de movilidad europeos sean extendidos de manera que la mitad de un segmento de edad pueda beneficiarse de estos intercambios.