La crisis del euro se encuentra en standby, los miles de millones en créditos concedidos por el Banco Central Europeo han calmado los ánimos. Pero en los mercados financieros, acecha una nueva amenaza: la democracia. "Las elecciones francesas [a la segunda vuelta de las presidenciales del 6 de mayo le seguirán elecciones legislativas en junio] y griegas [el 6 de mayo], así como el referéndum irlandés [el 31 de mayo], hacen que se generen inquietudes entre los inversores, las empresas y los consumidores", explica Elga Bartsch, del banco estadounidense de inversión Morgan Stanley.

**Lea el artículo completo en el sitio web de Frankfurter Rundschau** Este artículo ha sido retirado bajo petición del propietario de los derechos de autor