Puede que éste sea su coche. Hace semanas que está ahí. El único vehículo búlgaro de todo el barrio. Un modelo de hace por lo menos veinte años y con marcas de óxido en el capó. También hay cartelitos en el buzón, en cada uno consta un apellido distinto, lo que despierta la desconfianza de los vecinos.

Lea el artículo completo en el sitio web de Frankfurter Allgemeine Zeitung

Este artículo ha sido retirado bajo petición del propietario de los derechos de autor