El 16 de mayo de 2010, Angela Merkel pronunció un discurso durante el congreso de la Confederación Alemana de Sindicatos, en Berlín. No es un acontecimiento en sí mismo, ya que la canciller habla mucho. Pero la conclusión de su alocución es un buen ejemplo de los errores de comunicación en los que se ha perdido, y con ella, todo el país.

**Lea el artículo completo en el sitio web de Frankfurter Allgemeine Zeitung** Este artículo ha sido retirado bajo petición del propietario de los derechos de autor