““Pídanle a un europeo que describa la naturaleza de Escandinavia o Hungría: no sabrá qué contestar. Los europeos conocen mejor América o África que su propio continente”, se lamenta Florian Möllers, fotógrafo alemán especializado en naturaleza y director de comunicación de Wild Wonders of Europe (WWoE). La periodista Sofie Van den Bossche explica en De Morgen que el fotógrafo sueco Staffan Widstrand tuvo la idea en 2005 de embarcarse en un proyecto que pusiera fin a esta situación. Bajo el nombre de Wild Wonders of Europe, ha reunido a sesenta y nueve profesionales que han recorrido cuarenta y ocho países. El objetivo: descubrir la biodiversidad europea a ojos del gran público. En el marco del Año Internacional de la Biodiversidad, el proyecto tiene previsto publicar (a finales de abril) un libro que reúna su labor (Wild Wonders of Europe, ediciones Lannoo) y una exposición itinerante que arrancará en Bruselas el próximo mes de agosto. Muchos de ellos ya han subido su obra a la red.

““No hemos querido que los fotógrafos trabajaran en su propio país, sino que los hemos enviado a un entorno con el que no estuvieran demasiado familiarizados para ver con otros ojos la naturaleza europea”, explica Möllers. Según el alemán, la flora y fauna del continente son sumamente ricas todavía: "En Europa, la naturaleza no ha desaparecido a favor del hormigón y de las autopistas", afirma. “Las poblaciones de determinadas especies animales como el oso, el lobo o el águila vuelven a crecer. A día de hoy, los programas de conservación nacidos hace veinte o treinta años están dando sus frutos, lo que demuestra nuestro interés por preservar nuestro patrimonio natural."