Atenas, doce y media del mediodía. El viento despeinaba sus cabellos. Un molesto viento lateral exasperaba ayer a la canciller a su llegada a Atenas y arruinaba las fotos, como si Eolo hubiera desatado su saco de vientos impetuosos.

Lea el artículo completo en el sitio web de Frankfurter Allgemeine Zeitung

Este artículo ha sido retirado bajo petición del propietario de los derechos de autor