Óscar Abou-Kassem, enviado especial en Oriente Medio, señala a Israel como "el 'miembro' más ruinoso de la Unión Europea" en un artículo de Público. El Estado judío, que goza de un estatus de socio preferente, ha destruido en los últimos diez años "78 proyectos financiados con dinero europeo en los territorios palestinos" por un valor de 79.5 millones de euros, según datos de la Comisión Europea. Sin embargo, Israel ha conseguido establecer con la Unión una relación "de lo más beneficiosa", y es que "Europa se ha convertido en el principal mercado para los productos agrícolas israelíes y ha destinado 637 millones de euros a Israel desde 1981 a través del Banco de Inversión Europeo", explica Abou-Kassem. En estas líneas, "la UE ha tenido un comportamiento pusilánime a la hora de reclamar a Israel por los daños causados a sus construcciones en Palestina", estima el periodista.