Geopolítica: ¿Y si Rumanía se convirtiera en el granero de Europa?

Un pastor con sus ovejas en Rașnov, junto a las montañas Bucegi (150 km al norte de Bucarest), el 6 de noviembre de 2012.
Un pastor con sus ovejas en Rașnov, junto a las montañas Bucegi (150 km al norte de Bucarest), el 6 de noviembre de 2012.
8 enero 2013 – Adevarul (Bucarest)

En un contexto de crisis mundial, la batalla por los recursos se intensificará aún más en 2013. Mientras la UE recurre a Rusia para satisfacer sus necesidades energéticas, uno de sus países miembros podría suministrarle productos agrícolas. Pero para ello los rumanos tendrían que ser conscientes de sus ventajas.

No va a ser un año fácil. El contexto es el de una crisis mundial que ha hecho crecer aún más los abismos tradicionales entre Norte-Sur y Este-Oeste, y que ha revelado la ausencia de soluciones alternativas globales. Las únicas que han funcionado más o menos (o que al menos han aportado esperanzas de mejora) son las soluciones en el ámbito regional o en el de las alianzas tradicionales que intentan salvar lo que les queda de poder. El mejor ejemplo de ello es la Unión Europea y su esfuerzo de supervivencia centrado en los países de la eurozona.

Los europeos viven su mayor dilema existencial que, de una forma u otra, empezará a despejarse durante este año 2013. La UE depende de los recursos rusos hasta en un 60%, un porcentaje que podría incrementarse considerablemente en caso de que se produzca un conflicto que bloquee temporalmente el acceso a los recursos de Oriente Próximo. También depende de las importaciones de cereales y de carne de Sudamérica, un proveedor estratégico y aún asequible, pero que puede cambiar de comportamiento ahora que Mercosur se ha confirmado como una potencia dentro del mercado internacional de poder.

La agricultura como baza geopolítica

Es posible que Europa siga considerando a Rusia un socio estratégico en la resolución de los problemas energéticos y quizás llegue a encontrar una forma de aprovecharse del mercado africano de los recursos. Pero el año 2013 se caracterizará por una lucha feroz por las materias primas agrícolas y el suministro de carne.

Puede que esta situación constituya una oportunidad para Rumanía, un país que, al menos en teoría, podría producir una parte importante de la demanda europea de productos agrícolas. Sería un error histórico no aprovechar (como lo hemos hecho obstinadamente en los últimos cinco años) los numerosos argumentos que podríamos plantear ante Bruselas, unas oportunidades inscritas en la Política Agrícola Común. No abogo por una Rumanía que sea únicamente el granero de Europa, sino por una Rumanía que sepa hacer de ello un elemento impulsor en política exterior. Aunque quizás no lo sepamos aprovechar, en cuyo caso, como es evidente, las cosas se vuelven mucho más sencillas. Nos quedamos como estamos y entonces pagaremos el precio.

Malas hierbas

Mientras que en nuestro país llevamos decenas de años dejando que las malas hierbas invadan grandes terrenos y mientras nos convertimos en un país cada vez más dependiente de costosas importaciones en todos los ámbitos de la producción agrícola, los europeos buscan fórmulas para obtener productos agrícolas económicos y que sean respetuosos con el medio ambiente. Eso es precisamente lo que podríamos ofrecer, a buen precio, si supiéramos o si quisiéramos fomentar lo que tenemos en este momento y al mismo tiempo invirtiéramos en un sistema nacional de pequeñas explotaciones, respaldado por un Banco Nacional de crédito agrícola.

Este será el contexto en el que se librará una de las batallas más despiadadas del año 2013 y lo cierto es que tendríamos posibilidades de estar entre los ganadores, puesto que Ucrania, la otra gran cuenca agrícola, está inmersa en graves problemas políticos y no tendría como nosotros la ventaja de pertenecer a la UE.

Factual or translation error? Tell us.