Serbia: El brazo violento de la Yugo-nostalgia

Un obstáculo en el camino a la UE: el líder de los hooligans serbios, el 12 de octubre en el estadio de Génova (Italia), durante el partido Italia-Serbia.
Un obstáculo en el camino a la UE: el líder de los hooligans serbios, el 12 de octubre en el estadio de Génova (Italia), durante el partido Italia-Serbia.
13 octubre 2010 – Il Sole-24 Ore (Milán)

El pulso que mantienen los ultranacionalistas se intensifica peligrosamente poco antes del examen de la candidatura de Serbia a la UE que tendrá lugar a finales de mes, como muestran los ataques recientes de hincha violentos serbios contra el la marcha del Orgullo Gay de Belgrado y con ocasión del partido Italia-Serbia, en Génova.

Cekamo vas, "Os esperamos". Este eslogan, escrito en letras mayúsculas sobre las paredes de Belgrado y acompañada de gotas de sangre hechas con pintura roja, no escapó probablemente a la mirada de Hillary Clinton cuando la secretaria de Estado americana cruzó por primera vez el puente del Sava, en el punto donde éste desemboca en el Danubio y la Panonia se encuentra con los Balcanes.

Una amenaza que no tenía nada de intangible: el domingo pasado, grupos de la extrema derecha nacionalista e hincha vientos serbios —con muchos puntos en común con los agitadores del estadio de Genova[ver abajo]— causaron graves disturbios en la ciudad al manifestarse contra el Orgullo Gay. Una señal desastrosa de intolerancia procedente de un país cuya demanda de adhesión a la Unión Europeadebe ser examinada por los Veintisiete el próximo 25 de octubre.

Sin embargo, la señora Clinton saludó el compromisode las fuerzas policiales y del presidente Boris Tadic: “nadie”, dijo, “ha hecho tantos esfuerzos como Serbia y sus dirigentes para acercarse a Europa”. Washington apoya las aspiraciones europeas de Belgrado, que tras unos años de revanchismo ha aceptado el diálogo con Kosovo y espera el momento oportuno —es decir, una contrapartida política consistente— para arrestar a Ratko Mladic, el general que masacró a 8.000 musulmanes en Srebrenica en 1995.

La "Yugosfera" resiste

[Las empresas italianas] Fiat, ENI y pronto Funmeccanica juegan un papel muy destacado en Serbia. Gracias a las inversiones de Fiat en la ex Zastava, la fábrica histórica de Kragujevac, Serbia podría producir en unos años más de 200.000 coches y exportar los vehículos por un valor de 1.300 millones de euros al año, lo que supone casi el 20% del total de las exportaciones de Serbia en 2009. Diez años después de la caída de Slobodan Milosevic, el 5 de octubre de 2000, esta noticia es una de las más esperadas en un país donde la tasa de paro es del 30% y donde la mano de obra cuesta casi la mitad que en Polonia.

Las inversiones extranjeras, más de 10.000 millones de euros a lo largo de los diez últimos años —una suma respetable— son la tarjeta de presentación de una economía que se prepara para privatizar Telekom Serbia (1.000 millones de euros). Pero para que la economía despegue, Belgrado necesita también dinero de Bruselas para sus infraestructuras, así como la colaboración de sus viejos enemigos.

Yugoslavia ya no existe, pero subsiste un universo balcánico común, una “Yugoesfera”, según el neologismo inventado por The Economist: un espacio comercial e industrial donde eslovenos, croatas y serbios han abandonado las armas y han recuperado la senda de la cooperación. La prueba más reciente de ello es la sociedad conjunta a tres bandas que permitió reabrir la línea de ferrocarril para mercancías a lo largo del corredor paneuropeo número 10.

Intereses geopolíticos en juego

Pero las grandes estrategias sobre el tablero de juego serbio van ligadas sobre todo a los gasoductos. Por allí pasará probablemente el primer tramo europeo del South Stream, el gasoducto ruso realizado en sociedad conjunta con el ENI y Turquía, y en la que podrían entrar también los alemanes. La compañía Serbijagas, sólidamente vinculada a la rusa Gazprom, ha anunciado estar preparada para iniciar las obras de la parte onshore del South Stream desde finales de 2012.

Eso le aseguraría una ventaja sobre Nabucco, el otro megaproyecto de transporte de petróleo hacia Europa, que cuenta con el apoyo de los americanos y la UE y que pretende rodear Rusia para beber directamente de los yacimientos del Caspio y llevar luego el petróleo hasta Austria, lo que permitiría evitar la dependencia de Moscú. Esta lógica es diametralmente opuesta a la del South Stream, que debería alimentar a Europa de petróleo ruso, rodeando Ucrania y Bielorúsia, enredadas en agotadores contenciosos petroleros con Moscú.

Antes Washington que Moscú

Diez años después de la caída de Milosevic, el mosaico balcánico se halla aún fragmentado por las secuelas de un pasado que parece resistirse al cambio. Bosnia acaba de salir de una campaña electoral que ha confirmado las divisiones étnicas; Kosovo, en espera de elecciones anticipadas, se esfuerza en mantenerse a flote en medio de una bruma de inestabilidad, y Boris Tadic declaró el 12 de octubre que “Belgrado no reconocerá jamás” su independencia.

Estados Unidos dispone de buenos argumentos para convencer a Tadic de que le conviene más ser amigo de Washington que de Moscú. La secretaria de Estado está dispuesta a apoyar su integración en la OTAN, además de su entrada en la Unión Europea. Un paso decisivo para los suministros militares de un ejército que comienza a cambiar de rostro: el servicio militar obligatorio ha sido abolido, y la Vojska serbia se convertirá a partir de 2011 en una fuerza profesional cada vez más orientada a misiones internacionales.

Al igual que la OTAN, los americanos, los rusos y los países vecinos, esperan de Belgrado que sepa superar las pruebas que tiene delante. Cekamo vas, “Os esperamos”, podemos responderles a los serbios, pero esta vez lejos de los escenarios bélicos, con menos intolerancia y sin yugo-nostalgia, El dominio “.yu”, que a lo largo de diez años no ha dejado de perder parcelas en los mapas, acaba de ser suprimido oficialmente de Internet, un final numérico que tal vez abra la vía para una nueva generación de serbios.

Factual or translation error? Tell us.