La clasificación del Banco Central Europeo (BCE) podría tener un efecto explosivo. Por primera vez, los europeos cuentan con datos oficiales, representativos y comparables para medir su riqueza. Con un patrimonio medio por hogar de poco más de 51.000 euros, los alemanes son más pobres que los eslovacos, poseen la mitad que los griegos (102.000 euros) y se encuentran prácticamente en la miseria con respecto a los luxemburgueses (398.000 euros) o los chipriotas (267.000 euros).

Lea el artículo completo en el sitio web de Frankfurter Allgemeine Zeitung

Este artículo ha sido retirado bajo petición del propietario de los derechos de autor