Un pequeño aeropuerto en el noreste de Polonia, utilizado por la CIA para concentrar a los detenidos secuestrados para la tortura en un cercano campamento de entrenamiento de inteligencia ha recibido más de 30 millones de euros en fondos de la UE. El dinero de la UE forma parte de una suma más amplia, que alcanza los 48.5 millones de euros, para convertir la antigua pista de aterrizaje militar en un aeropuerto comercial internacional conocido como Szymany.

El Ejecutivo de Bruselas no tiene ninguna supervisión porque las cantidades detraídas del Fondo Europeo de Desarrollo Regional son demasiado pequeñas para tener una participación directa. En su lugar, el dinero es administrado y gestionado por las autoridades regionales, que desviaron los fondos en una empresa que crearon tras obligar a un empresario local polaco-israelí local, que habría sido fundamental en la obtención de la subvención de la UE, a la concesión dell contrato de alquiler del aeropuerto.

El lugar se encuentra bajo una investigación criminal desde hace siete años que podría implicar a algunos de los funcionarios de más alto rango de Polonia y otras figuras políticas.

Además de su historia oscura, el aeropuerto es uno de los ejemplos de cómo no y dónde no construir proyectos de infraestructura con dinero de la UE: En 2005, el pequeño aeropuerto registró sólo un vuelo internacional. También se registraron 151 vuelos nacionales.

Loa gestores del proyecto afirman que al menos 100 mil pasajeros se esperan para el primer año de funcionamiento del aeropuerto, con números para "superar el millón" después de 2035. De hecho, el aeropuerto necesitaría un millón de pasajeros al año para equilibrar las cuentas. Un visión demasiado optimista. Mariola Przewlocka, ex directora del aeropuerto, fue más explícita sobre el potencial comercial del aeropuerto: "Szymany puede equilibrar las cuentas sólo si un millón de pasajeros pasan por aquí. Es una tarea imposible ", dijo.

Przewlocka dejó su trabajo como director del aeropuerto después de facilitar evidencias del programa de la CIA al Parlamento Europeo en 2007.