Estamos en el punto de partida de un proyecto paneuropeo que tiene como objetivo recoger datos para ayudarnos a entender este fenómeno – el quién, dónde, cuándo, cómo y por qué de esta migración de los jóvenes del sur de Europa que están saliendo, por lo menos temporalmente, sus países. 

La encuesta, que recoge miles de historias de Portugal, Grecia, Italia y España, revela que:

  • Las fuentes oficiales (como los institutos nacionales y europeos de estadísticas) subestiman el número real de los jóvenes emigrantes que salen de Europa del Sur: casi la mitad de ellos no se registran en el país de destino;

  • Las principales razones de la migración en el extranjero son los puestos de trabajo, las ambiciones personales o de educación;

  • La gran mayoría de los emigrantes desea regresar a su patria, pero no saben cuándo van a ser capaces de hacerlo.

Recogida de datos

Queríamos examinar el estado actual del fenómeno migratorio y describir una generación que valora los logros de la historia reciente – la libertad de movimiento, el programa Erasmus, el Internet y el estudio generalizado de las lenguas extranjeras. Esta generación representa, tal vez en contra de su voluntad, el sueño de un único pueblo de Europa.

Así que pensamos, ¿por qué no tratar de dar voz a estos europeos y señalar los límites de las cifras oficiales?

Los datos sobre los flujos migratorios son cualquier cosa menos exhaustivos. La Autoridad Helénica de Estadísticas nunca ha registrado flujos de emigración griega, lo que significa que Grecia es testigo del éxodo sin conocer su tamaño. Las autoridades estadísticas de España, Portugal e Italia subestiman considerablemente sus flujos debido a los datos fragmentarios y parciales que no tienen en cuenta a los que optan por no inscribirse en el extranjero.

Decidimos crear un cuestionario en línea, disponible en diferentes idiomas y promovido por un medio en cada uno de los cuatro países involucrados. Los datos obtenidos a través de la encuesta – sobre la base de más de 1.200 relatos recogidos de septiembre a diciembre 2014 – hablan de la vida, las experiencias, los deseos y los sueños de una generación europea.

Pero, sobre todo, los datos muestran que los jóvenes emigrantes del sur de Europa son más del doble de la cifra oficial.

Hay varias razones por las que un joven emigrante de Europa del Sur no se inscribe en un nuevo país. Por ejemplo, para evitar la burocracia. O, para evitar la carga de un adiós oficial al país de origen.

O, más pragmáticamente, para no perder los beneficios nacionales, tales como la asistencia sanitaria en el propio país de uno.

La socióloga española Amparo González confirma la cuestión: "Para tener mejores datos, los emigrantes deben ser motivados positivamente, no es como en España, donde las personas que se registren después de tres meses en el extranjero no pueden contar más con su médico de cabecera personal".

Pero, ¿cómo podemos entender completamente un fenómeno sin conocer su tamaño exacto? ¿Cómo pueden Europea y las instituciones nacionales coordinar una acción de apoyo?

Este no era el único problema para resolver si queríamos entender una generación que vive con una maleta siempre a mano. Lo que necesitábamos entender era cuántos de estos jóvenes emigrantes querían (o quieren) volver a sus países, tarde o temprano.

El potencial retorno a sus países de origen se puede ver desde dos puntos de vista diferentes. Por un lado, se puede considerar como una fuga de cerebros irreversible, lo que significa una pérdida económica para el país que forma a estos jóvenes, que luego pasan a enriquecer la economía de otro país.

Por otro lado, puede ser visto como una inversión rentable, ya que el país de origen aguarda el futuro regreso de sus emigrantes, que vienen de vuelta con nuevas experiencias, conocimientos y contactos.

Generación E preguntó esos jóvenes si querían volver a sus países de origen, y su respuesta más común fue: "Me gustaría volver, pero no sé cuándo." La segunda respuesta más elegida fue un irrefutable "No." 

Luego están las razones que instan a estos jóvenes europeos a emigrar.

Si el trabajo es la motivación más importante – hay que pensar en las altas tasas de desempleo de los cuatro países – las otras razones importantes detrás de la migración son las ambiciones personales, la educación, la situación política del país de origen, los motivos sentimentales o la simple curiosidad.

Las respuestas muestran que la inquietud es una característica generalizada entre estos jóvenes emigrantes, y que su decisión de vivir en el extranjero se basa en más de un motivo.

 

Cuatro países, una narrativa europea

El fenómeno migratorio caracteriza a todo el Sur de nuestro continente, con consecuencias económicas y demográficas. Es por eso que elegimos los cuatro países que representan la Europa mediterránea.

En 2012 y por primera vez desde que se recogen los datos, España registró un flujo negativo migratorio (gracias también a la reducción en el número de llegadas).

Sólo en 2013 el AIRE – el registro de los ciudadanos italianos residentes en el extranjero – registró 94.000 expatriaciones, con un incremento del 19,2% en comparación con 2012. La mitad de ellos son menores de 40 años.

Portugal tiene 200 hombres y mujeres jóvenes que se van cada día. Lamentablemente no hay datos precisos sobre Grecia.

 

En este punto de nuestro proyecto, podemos afirmar que 'Easyjet', 'Erasmus', 'Éxodo', 'expatriación', y 'Europa' son las palabras clave que caracterizan a esta generación inquieta, encuestada sin prejuicios y con el supuesto romántico de que este variopinto grupo de viajeros sentará las bases del futuro tejido social europeo.

El proyecto fue presentado al público en el Festival Internacional de Periodismo (Perugia, abril de 2015), durante [un panel sobre el periodismo paneuropeo y el futuro de la Generación E](http://www.journalismfestival.com/programme/2015/ pan-europeo-enfoques-a-datos-periodismo), pero el mismo tiene continuidad, al igual que el flujo ininterrumpido de los jóvenes emigrantes del sur de Europa que retrata.

 

Créditos

Sara Moreira (Portugal) y Katerina Stavroula (Grecia) trabajaron en el proyecto junto con los dos autores de este artículo. Hasta ahora, el proyecto ha recogido más de 2.200 historias de jóvenes emigrantes. Las publicaciones y los datos agregados están disponibles en el sitio oficial y con el hashtag #GenerationE.