Referéndum en el Reino Unido: El “Brexit”, un desafío también para los medios europeos

El primer ministro británico David Cameron en un Consejo Europeo, en Bruselas.
El primer ministro británico David Cameron en un Consejo Europeo, en Bruselas.
3 febrero 2016 – VoxEurop

2016 estará marcado por los debates en torno al seísmo que provocaría la salida del Reino Unido de la UE, tras el referéndum anunciado por David Cameron. Una discusión que no concierne únicamente a los británicos, sino a todos los europeos, afirma el director de la red Euranet Plus.

Hasta ahora, los debates alrededor de la cuestión del "Brexit" se han llevado a cabo al abrigo de miradas indiscretas y tras las puertas cerradas del Consejo Europeo. Este organismo reúne a los jefes de Estado y de Gobierno y está asistiendo a un curioso regateo. El primer ministro David Cameron ha hecho presentado a sus colegas cuatro demandas.

Si estas no resultan atendidas durante las negociaciones de una manera que considere positiva, se vería obligado a no defender el mantenimiento del Reino Unido en la UE. No dudamos de la capacidad de nuestros líderes nacionales para alcanzar un compromiso a la europea, probablemente después de una última noche trágica en Bruselas. Sin embargo, este debate merece algo mejor que un regateo entre las personas "inteligentes".

Porque está en juego lo que va a ser de Europa: una alianza económica o un conjunto integrado. Los medios de comunicación en tanto que contrapoder, tienen por lo tanto un papel clave que desempeñar para permitir a los ciudadanos europeos que pueden decidir sobre su futuro.

Además, hay una verdadera dimensión europea en el debate sobre el "Brexit". No puede ni debe permanecer confinado a las fronteras británicas. Incluso aunque vivimos en espacios públicos segmentados, el reto europeo está ahí. Los ciudadanos de Su Majestad Isabel II no se expresarán en todo caso sobre lo que David Cameron haya obtenido durante las negociaciones con sus socios en Bruselas. Se expresarán sobre su pertenencia o no a la Unión Europea en su conjunto.

En caso de victoria del Dentro sobre el Fuera, supondría una trueno que llegaría a todos los rincones de una Europa que se dice tan mal querida por sus ciudadanos.La verdadera integración política bloqueada desde las ampliaciones de 2004 y los No francés y holandés de 2005 podría volver a tomar fuerza.

En caso de victoria del Fuera hay un riesgo de desmantelamiento de Europa. Sería la señal para todos los egoísmos nacionales que están surgiendo en los últimos años. Más importante aún, crearía muchos enigmas legales para todas estas poblaciones hoy por hoy mezcladas. Igualmente en cuanto a los trabajadores europeos en suelo británico como para los primeros inmigrantes de Europa, los jubilados del Reino Unido, tan numerosos en haberse instalado en el continente.

La transmisión de la información es esencial para entender cómo los británicos decidirán su voto. Pero la única lupa de la prensa británica no será suficiente, ya que los títulos anglófonos están claramente comprometidos con el euroescepticismo. El prisma está distorsionada y no iluminaría el debate.

La cobertura de los medios del referéndum debe ser ambiciosa e ir más allá de las Islas Británicas. En primer lugar, descifrando los desafíos nacionales de esta elección, porque el futuro de David Cameron en Downing Street también se juega en esta ocasión. Seguidamente, proporcionando información sobre lo que supone a nivel europeo. Pero sobre todo sobre las consecuencias para el resto de los ciudadanos europeos y su percepción de esta votación.

Este último es un reto difícil para nuestros medios de comunicación nacionales. A menudo tienen dificultades para pensar con proyección europea, incluso cuando hablamos de Europa. Por desgracia, los intercambios entre periodistas de diferentes países siguen siendo demasiado raros. ¿Pero cómo pensar Europa únicamente con gafas nacionales? A través de este "Brexit", se plantea un nuevo reto emocionante para la prensa europea.

Factual or translation error? Tell us.