"Algunos apuestan a unos acuerdos por la puerta de servicio que satisfagan a Berlín y a la periferia", indica Xavier Vidal Folch en las páginas del diario El País, para una cumbre que se anuncia tormentosa en caso de que no haya consenso.

Y el punto de encuentro debería llegar en torno al Pacto de Competitividad, un pacto que "no está nada mal", una vez limado y suavizado por el presidente de la Unión Europea, Herman Van Rompuy, con unas condiciones que obligarían a los países endeudados y a la propia Alemania. De lo contrario, se avecina un "choque de trenes", concluye Vidal Folch.