Marzo debería ser el mes de las decisiones. Los dirigentes europeos tienen ya tres cumbres previstas. La primera tendrá lugar el próximo viernes en Bruselas. Angela Merkel, Nicolas Sarkozy y sus homólogos de los diecisiete países miembros de la zona euro quieren superar la crisis. Se hablará del aumento de los fondos europeos destinados a los países debilitados y de la regulación presupuestaria que los Estados deberán aplicar de ahora en adelante. Sin olvidar el tema favorito de Angela Merkel, el Pacto de Competitividad.

***Lea el artículo completo en Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung***