El diario Público recoge las causas y consecuencias de esta "fatiga democrática", así calificada por Fernando Vallespín, catedrático de Ciencia Política y exdirector del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). "La chispa encendida por la plataforma Democracia Real Ya (DRY) el pasado domingo, que llamó a los ciudadanos a salir de su apatía, ha prendido. Y de una manera tan inesperada y potente, que pocos se atreven a calibrar hasta dónde llegará el movimiento de regeneración democrática que persiguen los miles de jóvenes que acampan y se concentran en diferentes plazas españolas desde hace siete días", escribe Carolina Martín.

Se pueden extraer algunas conclusiones en todo caso. En cuanto a sus causas, como son la "crisis económica y más", los fines, que residen en "mejorar la democracia", el ejemplo que se manifiesta como "efecto contagio del sur", las consecuencias en forma de "lecciones para los políticos", y el futuro "o cómo lograr cambios". Pero su continuidad queda en la incertidumbre. El también catedrático de la UOC (Universidad Oberta de Catalunya), Ismael Peña, señala que "o se genera un partido o será muy difícil que las formaciones tradicionales cambien las cosas". "De momento, algunos de los portavoces de la plataforma DRY se han mantenido prudentes al respecto, insistiendo en que es muy pronto", señala el artículo.