Para el corresponsal en Londres del diario El País, Walter Oppenheimer,"el triunfo de los nacionalistas abre nuevas incógnitas sobre el futuro de Escocia dentro de la unión creada hace tres siglos". Los paralelismos con las situaciones de Cataluña o País Vasco en España se han establecido de inmediato. Pero "La lengua no es esencial para la identidad en Escocia", y por esa razón "el debate es más pragmático que en Cataluña o País Vasco", defiende.

Para los expertos, el horizonte hacia la independencia de Escocia no parece estar claro. Según Sebastian Balfour, profesor emérito de estudios hispánicos en la London School of Economics, "el SNP[nacionalistas escoceses] peca de optimismo al pensar que ganaría un referéndum de independencia", mientras que para David McCrone, de la universidad de Edimburgo, " en realidad estamos hablando de grados de autogobierno y soberanía compartida", y en su opinión el "Reino Unido va a seguir una ruta confederal".