La prima de riesgo sigue desbocada en los dos grandes del sur de Europa. Y, pese a los repetidos intentos de cada país y de la UE por extender la confianza entre los inversores, no se perciben sino "signos de naufragio" a corto, medio y probablemente largo plazo, explica El País: "España e Italia siguen atrapadas en la contradicción insalvable que surge cuando se aplica un plan drástico de ajuste fiscal", explica el diario español. "Cuanto más profundos son los recortes que se exigen a un país, más caen sus expectativas de crecimiento. Los inversores entienden que sin crecimiento no se puede devolver la financiación que se recibe. Por tanto, aumenta el coste de su refinanciación, lo que a su vez restringe un poco más su ya menguada actividad. Y así hasta que el rescate es inevitable".

Hay que atajar la deuda, sí, pero ponderando el coste. Y los cambios cosméticos, se ha demostrado ya, no sirven. "Los inversores no han valorado el adelanto de las elecciones porque es un elemento marginal en comparación con los factores económicos mencionados", asevera El País, que pidió precisamente en otro editorial de hace dos semanas adelantar los comicios generales para acabar con la "agonía". Los factores son "la raquítica capacidad de crecimiento, el estancamiento de la economía mundial o la pésima gestión política de la crisis en Europa". Así que, concluye el diario, "ante el fracaso de las fórmulas más ortodoxas, es necesario buscar nuevas vías, como una actuación decidida e inmediata del BCE y la aceptación de una deuda europea que sustituya las deudas nacionales".

Pinche aquí para leer el editorial de El País completo.