Estrategias comunicativas institucionales, respuestas ciudadanas, comunicación y periodismo “online”, proyectos ciber-democráticos, blogs, iniciativas desde las organizaciones de la sociedad civil y entidades locales…todos comunicando por el gran caudal digital, una gran autopista, la Red, con muchas entradas, salidas y cambios de sentido. Un reto para la acción comunicativa, muchas oportunidades para la participación ciudadana.

En primer lugar, ¿qué entiendo por comunicación integral?: la comunicación integral es otra manera de comunicar. En estos años hemos observado y “practicado” que la comunicación es mucho más que información. Eso lo sabemos bien desde hace tiempo pero demos un paso más hacia la comunicación integral europea. Una comunicación integral e integradora, que sume personas, esferas, posibilidades y oportunidades. La comunicación integral es al mismo tiempo pro-activa y receptiva por lo que en ella caben múltiples diseños, modelos, personas y entidades. Si comunicamos espacios no tenemos que olvidar que conectamos personas y que la sociedad es comunicación.

Desde luego, para que sea visible una comunicación integral europea ésta tiene que ir acompañada de una participación ciudadana que puede darse, y realizarse, de bastantes formas y en la que interactúen dimensiones diferentes, las sinergias a veces tienen que establecerse de manera “libre” pero también organizar sus movimientos de interconexión e intercambio de información. Porque hay una participación de una ciudadanía activa que está presente en foros, debates y en redes junto a la participación ciudadana del voto en unas elecciones. Esta, la del día de elecciones, es seguramente la participación “protagonista”, la “más buscada”, pero lo que algunos, cada vez menos, todavía no saben es que la oleada participativa durante unas elecciones responde cada vez en mayor medida al trabajo constante desde las instituciones, los partidos, las entidades y los medios para comunicar y conectar con los ciudadanos.

Es verdad que en la comunicación europea hemos dado pasos adelante y también algunos saltos: de un modelo europeo de debate a un modelo de comunicación y ahora nos encontramos en la consolidación de una política de comunicación europea. En eso estamos.

Novedades de otoño. Las instituciones europeas continúan renovando sus proyectos de comunicación con algunas novedades en el comienzo de este “curso” europeo 2010-2011. La Comisión Europea pone en marcha un plan de comunicación más personalizado, y centralizado, en su Presidente José Manuel Barroso con líneas de actuación definidas, y muy convergentes, en relación a prensa, espacios, medios, discursos y revolución comunicativa digital. La conexión con los ciudadanos y las nuevas iniciativas emprendidas por la Comisión las encontramos en la página de la Vicepresidenta Viviane Reding, Comisaria de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía.

El Parlamento Europeo impulsó en la campaña comunicativa de las elecciones europeas 2009 su propia revolución estando presente en las redes sociales. El plan de información sin duda dio un salto de gigante respecto a las elecciones al PE 2004. Otro asunto es el de la participación. Sólo dos líneas, (este tema lo he analizado de manera extensa en otras publicaciones): la campaña común europea fue “secuestrada” por la política nacional y en los debates de cada país se habló en clave nacional y no en “versión europea”.

Siguiendo con la comunicación y la presencia activa del Parlamento Europeo en las redes sociales este otoño comienza la puesta en marcha de dos nuevos proyectos. Citzalia , impulsado desde la ESN (European Service Network), sin duda es diferente y sorprende. El objetivo es llegar a otros ciudadanos quizás más jóvenes o con mayor “enganche” a juegos multimedia y a lo “virtual” y con ganas de tener un avatar que entre y salga del Parlamento Europeo, proponga y hasta “haga política”. ¿Tendrá éxito?.

Lo que está claro es que los ciudadanos están presentes en el Parlamento Europeo de una manera mucho más real de la que la mayoría de la ciudadanía piensa representados por nuestros eurodiputados a los que votamos en las elecciones al PE para que decidan de qué color será la política y qué decisiones se tomarán respecto a temas reales que vivimos cada día. Los ciudadanos estamos en el Parlamento Europeo todos los días pero la ciudadanía no lo sabe.

Volviendo a Citzalia, es una apuesta diferente, veremos. El otro proyecto Tweet your MEP, iniciativa de Toute l`Europe, será sin duda un activador para la conexión de los eurodiputados con los ciudadanos, de los políticos con la sociedad, de la política con “la calle”, con el ciudadano de a pie.

Si analizamos todos los proyectos, iniciativas etc. es importante destacar el papel de los blog europeos, cada uno tiene su personalidad pero todos contribuyen a hacer difusión europea, a motivar debate y a crear, o consolidar, una opinión pública europea. Están ahí, trabajan cada día.

Cuánta información, canales, proyectos e interactividad. Internet tiene eso: una gran capacidad, es por definición expansiva, pero también por ello mayor descontrol. Hace alguna década cuando una institución daba una noticia sabía qué camino iba a tomar ésta y podía prever las respuestas de los medios y el impacto social. Hoy, cuando una institución lanza un proyecto, llega a un acuerdo o da una noticia, las ondas de la comunicación la expanden en segundos. Por esto, el control, la jerarquía comunicativa de la noticia que conocíamos, ya no existe. Y las instituciones lo saben por lo que están explorando al mismo tiempo que tejen una nueva manera de hacer comunicación y política. El “riesgo”: no poder controlar las respuestas; el “premio”: desplegar y desdoblar la democracia, llegar a muchas más personas y tener la gran posibilidad de “enganchar” a los ciudadanos para que conozcan y se acerquen a las instituciones y a la política y para que tengan la opción de participar en un ejercicio más de complementar la democracia representativa con la democracia participativa.

La comunicación tiene que estar bien diseñada, para conectar Europa con los ciudadanos es importante encontrar un código común de transmisión de “lo europeo”, verificando la información y cuidando la ética y la estética de la comunicación, hay que humanizar la nueva comunicación. Una comunicación integral combina la acción comunicativa “de calle” tradicional, por ejemplo la prensa escrita, con el activismo, con la comunicación en red (porque es distinto estar en la red que estar en red). Una comunicación integral suma.

Cuando hablo de comunicación integral hablo de unir comunicaciones. Una reflexión: la Red mueve Europa pero…Europa Mueve la Red.