Es el hombre que ha revolucionado Eslovaquia. Durante años, Thomas Nicholson, periodista de investigación canadiense residente en Eslovaquia, intentó publicar el informe “Gorila” sobre los políticos corruptos del país. Nadie le prestaba atención, hasta principios de este año, cuando salieron a la luz en Internet los documentos que había recibido de un agente del servicio secreto. El informe tuvo un gran impacto en las elecciones generales del 10 de marzo. “A los políticos les resultará cada vez más difícil seguir con las prácticas corruptas”, afirma Nicholson durante nuestro encuentro en un café de Bratislava tras las elecciones.

Algunas personas afirman que el informe “Gorila” ha hecho que muchos votantes se hayan decantado por el líder socialdemócrata Robert Fico. ¿Qué opina del regreso al poder de Fico?

Me sorprende lo poco que ha influido el informe Gorila en estas elecciones. Se esperaba un menor índice de participación porque supuestamente la gente perdería la fe en la democracia y que la derecha quedaría totalmente destruida, porque este escándalo de corrupción les afecta principalmente a ellos. Ocupaban el poder cuando estalló, pero al final, se ha registrado uno de los mayores índices de participación desde 2002 (60%). La derecha ha recibido su castigo, pero ha tenido una segunda oportunidad.

Hay muchos aspectos positivos sobre estas elecciones. En primer lugar, los nacionalistas no han vuelto al Parlamento. Y Fico encabezará un Gobierno de un solo partido que no tendrá excusas y no podrá echar la culpa a los nacionalistas ni a los populistas de la corrupción o los fracasos. Es una buena fórmula para formar un mejor Gobierno que la última vez que ocupó el poder [de 2006 a 2010].

Creo que, en general, el resultado de estas elecciones, aunque ha sido negativo para la derecha, es lo mejor que podíamos esperar. La gente esta harta de la inestabilidad, de las peleas estúpidas y de la incapacidad de comprometerse. El informe Gorila al final no ha tenido mucho que ver. La gente estaba cansada de la inestabilidad. El propio Fico no es un ángel, pero en comparación con la derecha, representa la estabilidad y eso es lo que busca la gente.

Al parecer, el nombre de Fico aparece en el documento Gorila. ¿Cree que las investigaciones proseguirán durante el segundo Gobierno de Fico?

Fico no está directamente amenazado por el informe Gorila, pero sí su partido. Obviamente su secretario estuvo en el piso incriminado [en el que se producían los encuentros entre los políticos y los hombres del grupo financiero Penta, grabados por el servicio secreto. La grabación es el material del informe Gorila], aceptó dinero del grupo financiero Penta para financiar su partido, el Smer. Si va a apoyar o no la investigación, es algo difícil de saber. Hay mucha ira entre la opinión pública sobre este informe y este enfado se dirige a todo el espectro político. Si quisiera ganar puntos políticos, tendría que declarar que apoya la investigación. Pero ya sabemos cómo funciona la política. También puede hacer que se pare todo el proceso. Este informe lo ocultó en 2006 Josef Magala, director del SIS, el servicio secreto eslovaco, y cuando la policía lo descubrió en el mandato de Fico, no salió a la luz. Por eso lo más probable es que no se muestre muy entusiasta sobre la investigación.

¿Cree que gracias a la publicación de un escándalo de esta magnitud Eslovaquia será un país más democrático?

Sí, lo creo. Puede que suene ingenuo, pero tengo motivos concretos para creerlo. Creo que a partir de ahora los grupos financieros ya no podrán hacer negocios con el Gobierno o con los políticos y que en el futuro estas conexiones serán políticamente muy peligrosas como para que los políticos se arriesguen. Como consecuencia de la investigación Gorila, surgirán muchas iniciativas que se van a centrar en la transparencia y la claridad en la política. Yo soy un ejemplo de ello. Probablemente deje el periodismo para crear un sitio web que servirá de base de datos de las conexiones entre los políticos, los grupos financieros y el crimen organizado. Estará abierto al público, a los votantes, especialmente cuando se acerquen las próximas elecciones. En los próximos cuatro años surgirán todo tipo de iniciativas similares a esta. Se ha otorgado un poder al público al descubrirles cómo funciona la corrupción, es un conocimiento sobre la oligarquía, los políticos, los candidatos políticos y cómo funcionan. Es importante que la gente conozca estas conexiones. No existe ningún grupo gubernamental que ofrezca este tipo de información. Y esto cambia el panorama que teníamos antes. Ahora a los políticos les resultará cada vez más difícil seguir con las prácticas corruptas.

Un tribunal en Bratislava ha prohibido la publicación de su libro sobre el escándalo Gorila. Pero ha empezado a publicar extractos del mismo en los periódicos. El grupo Penta, considerado como un tiburón financiero en las aguas de Europa Central, ha presentado cargos contra usted. ¿Cree que puede ganar contra ellos?

El caso en mi contra ocupa 500 páginas. Pero al mismo tiempo, no tienen fundamentos sobre los que apoyarse. Estas personas, cuando no pueden comprar o asustar a alguien, se quedan sin ideas porque no saben hacer otra cosa. Aparte de lo incómodo que resulta personalmente que me amenacen, no necesito dinero, no necesito fama, ni nada, en realidad. Y no tengo nada que perder. Tal y como decía Janis Joplin hace tiempo: la libertad es sólo otra forma de decir que no tienes nada que perder. Realmente no me importa su demanda. Tengo a la editorial Petit Press, que me representa. El hecho de que el tribunal esté en mi contra o no, no supone una gran diferencia, porque Penta ha perdido ante el tribunal de la opinión pública y no creo que alguien les siga teniendo miedo. Así pues, lo que se pueda ganar para recortar la doble hipoteca de mi casa, bienvenido sea.

Entrevista realizada por Martina Bulakova