El lector habitual Flatus Vocis recomienda un artículo sobre emigración alemana en la página checa de actualidad Ceská Pozice.

El número de alemanes en Austria se ha doblado en 10 años hasta alcanzar casi los 230.000. Les atrae el alto nivel de vida, los trabajos y un enfoque más relajado con respecto a la vida. Tras la ampliación de la UE hace una década, muchas compañías globales han establecido sus sedes de Europa del Este en Viena. Esta ola de inmigración ha ayudado a reducir el nepotismo y la corrupción en Austria, pero los estudiantes alemanes han despertado más reticencias, ya son 30.000 jóvenes. Como los intentos del Gobierno austriaco por limitar las admisiones contravenían las directivas de la UE, ahora se plantean aumentar las tasas de matrícula para quienes no sean ciudadanos austriacos.