Destacados políticos de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) han pedido excepciones a la ley de salario mínimo del país, aprobada recientemente, con el fin de hacer que el acceso al mercado de trabajo sea posible para los refugiados, muchos de los cuales tienen poca o ninguna cualificación,escriben Martin Greive y Ulf Poschardt en Die Welt.

EL premier conservador de Sajonia-Anhalt, Reiner Haseloff, declaró a Die Welt que el salario mínimo no debe aplicarse para los puestos de nivel de entrada o de formación y que algunas disposiciones especiales deberían facilitar la búsqueda de empleo de los trabajadores no calificados.

Otro miembro de alto rango de la CDU, Jens Spahn, argumentó que los refugiados necesitan excepciones al salario mínimo, sobre todo en el sector de servicios, y que la industria alemana debe facilitar su acceso a trabajos de prácticas y de nivel de entrada, y facilitarles formación.

Photo: Dirk Vorderstraße/Wikimedia Commons