Cover

En plena tormenta financiera, la Comisión Europea tiene “un plan para domar a los mercados", titula La Tribune. El 20 de octubre, el comisario de Mercado Interior, Michel Barnier, debe presentar un "impresionante paquete legislativo, que se puede asimilarse al equivalente europeo dela ley Dodd-Franck norteamericana". Un arsenal que prevé entre otras cosas criminalizar los abusos de los mercados e impedir la especulación sobre las materias primas."Seis años después de liberalizar los mercados financieros, Europa cambia de camisa", señala el diario económico. Su objetivo es responder a las críticas formuladas contra una excesiva desregulación de los mercados como consecuencia de la directiva relativa a los mercados de instrumentos financieros, que entró en vigor en 2007. Concretamente, esta directiva permite que parte de las transacciones abandonen las bolsas reguladas para trasladarse a operar en plataformas electrónicas que los propios bancos gestionaban, escapando así a la regulación europea.

La Comisión propone crear una nueva categoría en la que se encuadren las negociaciones: las organizaciones de sistemas de negociación ("organized trading facilities", OTF), que están sujetas a requisitos de transparencia. "Pero se mantendrán como infraestructuras privadas y los bancos dispondrán siempre de un poder discrecional sobre la manera en que operarán dichas transacciones", precisa La Tribune. Estas propuestas se han presentado dos días después de que el Parlamento Europeo prohibiese la venta de CDS [credit defaults swaps] soberanos al descubierto. "El Reino Unido, aliado tradicional de los grandes bancos, ha perdido su influencia", constata el diario. Falta conseguir que se adopte esta nueva directiva. "Se anuncia una larga negociación”, advierte La Tribune".