¿Serán los ahorradores la última defensa contra la crisis? Esa es la pregunta que plantea en su portada La Tribune, que constata que "ahora que se multiplican las voces que reclaman la renacionalización de las deudas europeas, la idea de llamar a las solidaridad nacional se ha abierto camino en los últimos meses".

"La semana pasada, el Gobierno belga, enfrentado también a un aumento brutal de sus costes de financiación en el mercado, anunció con una gran campaña de publicidad la creación de un empréstito abierto a toda la población. [...] El objetivo sería, ante todo, demostrar a los mercados la unidad de la población en plena crisis política".

Para La Libre Belgique, que titula en portada: "Bonos de Estado: todo el mundo quiere comprar a 5 años", la operación es un éxito "inesperado". Está previsto sobrepasar los dos billones de euros suscritos, se felicita el diario, que precisa que es el bono de Estado a cinco años, con un interés del 4%, el que ha tenido hasta ahora más éxito. La Libre informa que esta emisión, lanzada los días 24, 25 y 28 de noviembre, se ha "beneficiado del impulso dado por el primer ministro saliente Yves Leterme a través de una llamada a los ahorros de los belgas".

En Italia, el "BTP day" o "día de los bonos del tesoro" del 28 de noviembre ha sido, según Corriere della Sera, un verdadero éxito en la lucha contra la especulación. Con rendimientos superiores al 7%, los bonos a 3 y 10 años ofrecían una remuneración atractiva y la operación se ha visto favorecida por la decisión de los bancos de reducir los gastos de comisión. "El objetivo es dar una fuerte señal de compromiso", ha comentado al diario la asociación de banqueros italianos. La compra de estos bonos por los particulares "puede ser considerada como una prueba importante de la confianza que los italianos tienen en su país". El "BTP day" se repetirá de nuevo el 12 de diciembre.

Por su parte, los franceses, cuyo país se arriesga a perder su triple A, parecen poco inclinados a salir en ayuda de sus finanzas públicas, explica La Tribune. Según una encuesta de Harris Interactive JOL Press, menos de un tercio de los encuestados se declararon dispuestos a comprar la deuda francesa a tasas equivalentes a las de los mercados:

“Pensábamos que los franceses se movilizarían más, teniendo en cuenta el ambiente de crisis nacional en el que el presidente y el primer ministro hacen referencia constantemente a 1945 y a la "guerra" emprendida contra los mercados. Por lo tanto, se va al traste la esperanza de un gran préstamo popular que había contemplado Nicolas Sarkozy el año pasado. […] Sobre todo porque nos enfrentamos a realidades difíciles de salvar: en general, los franceses gastan más de lo que producen”.