Cover

"He aquí el decreto salvador de Italia": la Repubblica recogelas palabras con las que el jefe de Gobierno Mario Monti presentó el 4 de diciembre su plan de austeridad, dirigido a restablecer el equilibrio presupuestario y la confianza de los mercados en la deuda italiana. El plan, que debe ser aprobado por el Parlamento este 5 de diciembre, pretender ahorrar 30.000 millones de euros, 20.000 en medidas de rigor y 10.000 en planes de reactivación. Entre las medidas principales, la reintroducción del impuesto de patrimonio, el aumento del IVA al 23% y el retraso de la edad de jubilación a los 66 años, además de recortes en el gasto público.

Para el diario romano se trata de un plan > gravoso para los contribuyentes, aunque indispensable para evitar la suspensión de pagos de nuestro país, que habría marcado el fin del euro y de las ambiciones políticas de Europa.

En contra a lo que se podría haber creído, Monti se ha beneficiado de "un margen de autonomía política y nacional" con respecto a Bruselas y Fráncfort, valora La Repubblica, que critica sin embargo "el habitual paquete de impuestos para los contribuyentes y la habitual precariedad para las administraciones locales".

Una opinión compartidapor el Corriere della Sera, para el que Monti ha administrado a los italianos

una medicina amarga [...] Las clases medias todavía tendrán la impresión de que el gobierno del momento – técnicos o políticos, poco importa – los consideran una especie de cajeros automáticos, de portadores de dinero en efectivo que pueden ser fácilmente exprimidos.

Finalmente, Il Sole 24 Ore comenta:

nosotros aceptamos pagar más (mucho más), pero no a cambio de nada [...]. Estamos dispuestos a hacerlo y nos mantendremos alerta para vigilar al máximo la equidad de los sacrificios exigidos. A cambio, el plan Monti debe favorecer de manera significativa la explosión de la burbuja existente sobre los títulos de deuda italianos.

Una exigencia que los mercados parecen haber entendido: al día siguiente del anuncio del plan, el diferencial entre los bonos alemán e italiano ha vuelto a bajar de la barrera de los 400 puntos, mientras que la bolsa de Milan registraba una alza del 2%, informa el Corriere della Sera.