"¡Bienvenidos a Alemania!", titula el Handelsblatt. "Por primera vez desde hace décadas, el número de inmigrantes en Alemania supera ampliamente al de emigrantes". El motivo es el aumento del paro en numerosos países de la UE, mientras Alemania conoce un "boom" de empleo que atrae a trabajadores extranjeros cualificados. Durante mucho tiempo, la economía alemana había echado en falta una "cultura de acogida" en Alemania pues, “en el mejor de los casos, los inmigrantes tenían la sensación de que simplemente 'eran tolerados' Ahora “la crisis del euro sirve para mostrar que existe una demanda de economistas”, se alegra el diario económico.

En el primer semestre de 2011, según la oficina federal de estadística, el número de inmigrantes españoles ha crecido un 49 % con respecto al año anterior, y el de los griegos un 84 %. En total, 435.000 personas han desembarcado en Alemania a lo largo del primer semestre de este año, un alza del 20 % si se compara con el año pasado. Durante ese mismo periodo, el número de emigrantes asciende a 30.000 personas. “Parece que la época en que Alemania era un país de emigración se ha acabado”, concluye el diario.