Cover

El gobierno neerlandés cree haber encontrado "el arma contra el monstruo de los atascos", destaca De Volkskrant. Un proyecto de ley prevé la creación de un impuestopor cada kilómetro recorrido por los automovilistas, que se implantará progresivamente a partir de 2012, hasta llegar a los 6,7 céntimos de euro por kilómetro en 2018. Mediante un dispositivo GPS instalado en cada vehículo, se registrará el lugar, la hora y el número de kilómetros recorridos. Camiel Eurlings, ministro de Transporte, asegura que la medida permitirá "volver a registrar en 2020 el mismo nivel de atascos que en 1992". Además, el gobierno prevé una disminución de 3 millones de toneladas de emisiones de CO2 en 2020 y del 7% en el número de víctimas mortales de accidentes en la carretera. El diario de Ámsterdam precisa que los conductores no tendrán que temer por la protección de su vida privada: la oficina que recibe los datos transferidos por los GPS "únicamente conocerá el número de kilómetros recorridos y los costes que representa", no el lugar por donde circularán los conductores.