Cover

Las negociaciones duraron toda la noche, pero el 17 de noviembre el gobierno austriaco decidió introducir la unión civil entre personas del mismo sexo a partir del 1 de enero de 2010. “Igualdad, salvo en el ayuntamiento”, titula el diario Der Standard, apuntando la principal manzana de la discordia: las parejas homosexuales no podrán pronunciar su “sí, quiero” ante el alcalde, pero pueden acudir a los locales de la autoridad administrativa de su distrito; una diferencia con respecto al matrimonio que querían mantener los conservadores demócrata-cristianos. Al margen de esa diferencia, afirma el diario, “los derechos y deberes de las parejas [especialmente por lo que se refiere al ámbito fiscal] son grosso modo idénticos a los de las parejas casadas”. Y si bien la adopción de menores de edad o la fecundación in vitro es imposible para las parejas homosexuales, o si su separación es jurídicamente más fácil, la ministra de Justicia asegura que no se trata de una “boda light”.