Cover

“Protesta antifascista perturbada por una contra-manifestación”, titula el diario Nepszava al día siguiente de los incidentes que han marcado la manifestación que congregó a varios miles de personas ante el Nuevo Teatro de Budapest, para oponerse a que el nuevo director empiece a ejercer su cargo. Recientemente designado por las autoridades municipales, que financian la institución, Gyorgy Domer declaró que pretendía inspirarse en las ideas de su mentor, el dramaturgo y político de extrema derecha Istvan Csurka. Acérrimo antisemita, este último recupera la idea de un complot judío contra la “nación húngara”, urdido por el “eje Nueva York-Tel Aviv-Budapest”, según explicaNepszava.

En el origen de la manifestación contra Domer, Vilmos Hanti, jefe de la Alianza de Resistentes y Antifascistas Húngaros (MEASZ), declaró al periódico que “el alcalde de Budapest podría haberse retractado de su decisión, pero que ésta iba encaminada en el sentido del espíritu político del Fidesz, el partido del Gobierno” de Viktor Orbán.

Por su parte, el diario Nepszabadsag tildade “surrealista” la escena que tuvo lugar ante el teatro. Había manifestantes enarbolando pancartas con el lema “Resistid a Arturo Ui!”, citando la obra de Bertolt Brecht sobre la llegada de Hitler al poder, o “Somos parte de Europa”, mientras, sus oponentes, militantes de extrema derecha, gritaban eslóganes del estilo de “¡sucios judíos!” o “¡traidores de la patria!”.