Cover

Dos cifras resumen la situación alarmante de los barrios populares de Francia: el índice de desempleo entre los varones con edades comprendidas entre 15 y 24 años pasó del 36,6% en 2006 al 41,7% en 2008 y un tercio de la población vive por debajo del umbral de la pobreza (908 euros mensuales), en comparación al 12% del resto del territorio. El informe anual del ONZUS u Observatorio Nacional de las ZUS (zonas urbanas sensibles), publicado el 30 de noviembre, demuestra en un contexto más amplio que los 4,5 millones de personas que habitan en los "barrios" siguen siendo víctimas de toda clase de desigualdades, tanto sociales como económicas, urbanas y escolares. Con ello se pone de manifiesto la pasividad de los responsables políticos nacionales, a los que "tan sólo les preocupa (…) la inseguridad", estima Le Monde. Cuatro años después de los motines que abrasaron los suburbios, persiste el riesgo de una nueva oleada de violencia. "Creo que hemos pasado a la fase de revuelta social', se preocupa el alcalde de una población de la periferia parisina (…) "¿Es necesario que estalle para que nos preocupemos por la situación?"