Cover

Hasta ahora, ni Europa ni el temido Tratado de Lisboa han echado por tierra a los renacientes conservadores de David Cameron, pero quizás lo consiga su apoyo al medioambientalismo. El diario The Independent informa en su portada de que, la víspera de la cumbre COP15, están reapareciendo dinosaurios conservadores como Ann Widdecombe, de la fértil y clemente Era Thatcher, que están replicando las sugerencias de Cameron para que se encuentre un “acuerdo eficaz, vinculante y justo para reducir las emisiones de carbono que incluya a todas las grandes economías". Además, en las páginas del diario londinense, el antiguo secretario de asuntos internos (el llamado ministro "en la sombra") del partido conservador David Davis estima que una política con objetivos severos para reducir las emisiones de carbono, tal y como sostiene el señor Cameron, está "condenada al fracaso". Así, escribe que "la tajante determinación de imponer políticas flagelantes al público, como los impuestos en los vuelos durante los días festivos, o sembrar nuestro bello paisaje con aerogeneradores... está destinada a causar una reacción en cualquier país democrático".