Cover

¿Le gusta contemplar el atardecer en la Catedral de San Pablo en Londres? Muy bien, pero pase lo que pase no saque la cámara de fotos. Según publica en portada el diario The Independent la policía está llevando a cabo numerosos controles a fotógrafos profesionales y aficionados con la sospecha de que se trate de "terroristas en misión de reconocimiento". Entre los afectados se incluyen a dos turistas austríacos interrogados mientras fotografiaban una estación de autobuses de Londres, e incluso el reconocido reportero gráfico Martin Parr sorprendido mientras “tomaba fotografías de unos juerguistas en Liverpool”. Estos controles policiales se han producido como consecuencia de la revisión de Lord Carlile de la Ley Antiterrorista de 2000, cuyo artículo 44 dispone, controvertidamente, que se pueden designar áreas de “detención y registro” según el grado de probabilidad de que se trate de blancos terroristas. Lord Carlile le expresó al London Daily su preocupación sobre la existencia de un control excesivamente entusiasta. Recientemente, un fotógrafo aficionado fue detenido en Brighton por hacer fotos de "las luces navideñas cuando iba camino de su trabajo".