Cover

Tras haber pasado cuatro meses haciéndose pasar por empleada de prácticas en el seno del PVV (Partido por la Libertad), Karen Geurtsen, periodista del semanario HP/De Tijd, publica la primera de las tres entregas de un reportaje sobre el partido xenófobo de Geert Wilders. Geurtsen, que pasó sin problemas a formar parte del equipo de Wilders, ha querido "investigar el grado de peligro" del partido del político más controvertido de Países Bajos. En esta primera parte del "Diario en el PVV",la revista publica una primera exclusiva: Wilders habría admitido en privado que su propuesta de imponer impuestos a las mujeres con veloel pasado septiembre había ido demasiado lejos, algo que se ha apresurado a desmentir. La conducta del semanario no ha suscitado únicamente reacciones positivas: algunos lectores lo han acusado de "espionaje pueril" para conseguir lectores y de practicar un "periodismo sensacionalista", mientras que su homólogo NRC Next denuncia una falta de deontología.