“La UE acuerda reducir las tarifas de roaming” titula el Financial Times, tras la decisión de la Unión, que impone una bajada en el coste por emplear el teléfono móvil cuando se viaja por Europa.

El precio por utilizar servicios de datos como el correo electrónico o navegar por Internet será de un máximo de 70 céntimos por megabyte, una fracción en relación a los entre 2 y 5 euros que cobraban la mayoría de las operadoras en toda la UE. El límite se rebajará hasta llegar a los 20 céntimos en 2014, prácticamente eliminando un servicio suplementario muy lucrativo para las operadoras de telecomunicaciones. Muchas de sus cotizaciones cayeron tras haberse alcanzado este acuerdo.

La Comisión Europea propuso por primera vez esta regulación el pasado verano para luchar contra el denominado “timo del roaming”, con operadoras cobrando más del triple de la tarifa normal para llamadas hechas desde otro país de la UE. El Parlamento Europeo aprobó esta decisión el 27 de marzo y los Gobiernos nacionales al día siguiente, por lo que se espera que reciba la luz verde definitiva en junio.

De esta forma “se evitará el modisco estival que supone el teléfono móvil” por el incremento de la factura durante las vacaciones, señala The Guardian, añadiendo que esto representa

… la culminación de una larga batalla entre Bruselas y las operadoras de telefonía móvil, que dicen que tendrán que aumentar los precios de otros servicios. Se considera que las tarifas transnacionales suponen un 5% de sus ingresos.