Ha comenzado la cuenta atrás. En 25 días, el próximo 6 de mayo, los griegos están convocados a las urnas para unas elecciones legislativas decisivas, tal y como decidió ayer el primer ministro Lucas Papademos que encabeza desde noviembre de 2011 un Gobierno de coalición. Para To Ethnos, se trata, ni más ni menos, "de las elecciones legislativas anticipadas más cruciales de la historia de la Grecia moderna":

"Desde hace semanas se esperaba que Lucas Papademos se dirigiese a la nación. La fecha del 6 de mayo no es una sorpresa, pero la coyuntura es determinante".

Según los últimos sondeos, el partido de derecha Nueva Democracia parte como favorito pero con una intención de voto de entre el 13 y el 20%, por lo que se verá obligado a aliarse con los socialistas del PASOK o con otros partidos más pequeños.

Por su parte, el diario ateniense Ta Nea afirma que:

“Hace falta saber si votaremos guiados por la razón o si nos decantaremos por el caos político. Todas las organizaciones que realizan sondeos coinciden en que se formará un Gobierno de coalición puesto que ningún partido obtendrá una mayoría para gobernar. Los partidos populistas suben en los sondeos por apoyar la anti-austeridad y Europa nos observa. Esta vez, las promesas electorales no tienen cabida y la inestabilidad política, resultantes de la fatiga de un sistema bipartidista de 40 años, es una realidad".