Cover

Francia y Alemania pretenden poner freno a la libre circulación en Europa. El Süddeutsche Zeitung publica una carta redactada entre los dos ministros del Interior en la que se pide “la posibilidad de restablecer los controles de las fronteras interiores”. Esta misiva podría someterse a la valoración de sus homólogos europeos en la próxima reunión del 26 de abril.

Claude Guéant y Hans-Peter Friedrich consideran que una suspensión del Tratado de Schengen está justificada cuando la seguridad de las fronteras exteriores de la UE sea insuficiente y por cuestiones de seguridad interior cuando ataña a la soberanía nacional, explica el diario de Múnich.

El Süddeutsche Zeitung, que supone que el establecimiento de los controles también tiene como objetivo evitar la migración económica, subraya el riesgo de una política anti-europea:

¿Para qué sirve una apertura de las fronteras cuando está sujeta a ciertas reservas? [...] ¿Qué valor tiene la libertad de circulación si los Gobiernos europeos pueden limitarla a su antojo? Si los Estados miembros se repliegan sobre su territorio nacional en caso de problemas ponen de manifiesto su convicción de que el pequeño mundo del Estado nacional es mucho mejor que Europa. En ese caso, no debería sorprendernos que los partidos nacionalistas, populistas y de extrema derecha aumenten en toda Europa. Cerrar temporalmente las fronteras interiores es una publicidad continua para los enemigos de Europa.