Cover

En respuesta al proyecto de Washington de desplegar un sistema antimisiles en Rumanía y en Bulgaria, Transnistria se ha ofrecido para albergar baterías móviles de misiles tácticos rusos Iskander en su territorio. Así lo ha anunciado Igor Smirnov, presidente de esta república separatista prorrusa de Moldavia, en una visita a Moscú, tal y como relata Jurnal de Chisinau. El diario moldavo añade que la propuesta de Smirnov responde a la demanda de desplegar un sistema de defensa en Transnistria, presentada al presidente ruso Dimitri Medvédev por el movimiento político Ravnopravie ("igualdad de derechos"), que representa los intereses de la minoría rusa. El sistema americano tiene como objetivo proteger a Europa Oriental de los misiles lanzados desde Oriente Medio y debería estar operativo en 2015, pero Moscú lo considera una amenaza.