Cover

''La persecución de la Unión de Polacos en Bielorrusia (UPB) ha llegado al límite y ya es hora de que Polonia responda”, escribe el diario de Varsovia Gazeta Wyborcza, refiriéndose al conflicto cada vez más intenso entre Minsk y Varsovia. Dos días después de que tuviese lugar una “charla de hombre a hombre” entre los ministros de asuntos exteriores de ambos países, las autoridades bielorrusas detuvieron a más de 40 miembros de la prohibida UPB. Anteriormente, la policía tomó la Casa Polaca, un centro cultural en Ivyanets. “LA UPB, la mayor ONG no política de Bielorrusia, está a la cabeza de la ‘terrible enfermedad’ que representa la democracia para el régimen bielorruso”, insiste el diario liberal, instando al gobierno polaco a adoptar posturas severas contra el gobierno de Alexander Lukashenko. “Digámosle a Lukashenko: ¡Ya basta!”, reza la cabecera de la página de tribuna, que insta a la UE a que amenace a Bielorrusia con sanciones si no cesa su persecución de la minoría polaca. “Como todos los regímenes, el bielorruso sólo entiende la fuerza bruta”, concluyeel diario.