Cover

"Amenazas, llamadas nocturnas, golpes : el 30% de los concejales municipales holandeses ha sufrido amenazas o violencia física”. Así lo ponen de manifiesto los datos obtenidos de la encuesta realizada por Trouw ante 3.373 de los 10.000 cargos electos holandeses, dos días antes de las elecciones municipales. En la mayoría de los casos, las amenazas están relacionadas con decisiones a las cuales los agresores se oponen. A dos días de las elecciones municipales, el periódico explica que el dicho popular “perro ladrador, poco mordedor”, no siempre se cumple. Por ejemplo, el presidente de los Verdes de la ciudad de Wassenaar recibió una paliza poco tiempo después de haber recibido amenazas verbales a pesar de haber informado a la policía y haber sido tranquilizado por ésta. “El 75% de las personas que reciben amenazas no denuncian los hechos”, intentan ignorar las intimidaciones y continuar con su trabajo, señala Trouw. Pero como dice un consejero municipal liberal: “La política no es para los gallinas".