Cover

El rápido empeoramiento de la crisis en España y las noticias de que Nicosia está a punto de solicitar ayuda financiera a la UE están forzando a los burócratas comunitarios a acelerar la preparación de un calendario a medio plazo para reforzar la integración económica, que desembocará en una unión presupuestaria y bancaria, según recoge el periódico económico lisboeta Diário Económico.

Se rumorea que en la próxima cumbre del 28 y 29 de junio, y siguiendo una propuesta del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, se creará un 'Maastricht 2', una secuela del tratado que sentó los cimientos de la moneda única.

Esta semana la Comisión Europea formalizará su propuesta sobre una resolución para la banca, un paso necesario para la unión bancaria que permitiría que la banca se autofinancie en caso de futuros rescates sin tener que recurrir al dinero de los contribuyentes. Otros pasos que Van Rompuy tiene previstos incluyen un fondo garantizado de depósitos a escala europea y un refuerzo de la supervisión bancaria. Pero también la creación de una autoridad presupuestaria europea, tal y como sugirió el presidente español, Mariano Rajoy, el sábado, que contemplaría un ministro de finanzas europeo, una propuesta que [el expresidente del BCE] Jean-Claude Trichet ya realizó hace un año.

Diário Económico también añade que

Angela Merkel pretende reforzar el poder de las instituciones europeas, con una centralización de poderes y una pérdida de soberanía, y también con una coordinación más estrecha para asegurar que se produce una reforma del mercado laboral, de la seguridad social y de los impuestos. Únicamente bajo esas premisas, parece que Berlín aceptaría reconsiderar su posición con respecto a los eurobonos, y, sólo así, el proceso se completaría.