Los ministros europeos del Interior deciden, el 7 de junio, bajo qué condiciones las fronteras pueden mantenerse cerradas en el interior del Espacio Schengen,informa Tageszeitung. Algunos Estados miembros desean restablecer los controles en sus fronteras con otros países que forman parte de Schengen, cuando consideren que las fronteras exteriores del espacio europeo de libre circulación no estén lo suficientemente aseguradas.

Francia y Alemania lograron imponerse contra la Comisión Europea, indica el diario:

La Comisión propuso en un comienzo que el restablecimiento de controles en las fronteras fuese decidido en ámbito europeo. Los Estados miembros se opusieron. El rechazo de Berlín fue brusco e imprevisto. Cuando Francia y Dinamarca aumentaron de manera autoritaria sus controles fronterizos, el Gobierno alemán fue el único que denunció estas acciones. Ahora parece que quiere hacer de estos reglamentos excepcionales una regla general.

El éxito de esta propuesta dependerá del Parlamento Europeo, precisaTageszeitung. Cada vez un mayor número de eurodiputados se opone al texto porque excluye al Parlamento de todas las decisiones relativas a las reglas de funcionamiento del Espacio Schengen

>