Tras el resultado de las elecciones, Le Monde responsabiliza al presidente de la Comisión de la abstención record registrada. Con respecto a los efectos traumáticos de la crisis, principal preocupación de los europeos, Bruselas no ha dicho palabra. "La culpa no ha sido del Parlamento, sino de Barroso, sin carisma político ni imaginación política", escribe el diario en su editorial. Sin embargo, los estados miembros van a reconducirlo en su puesto. Preocupado por actuar con agilidad, José Manuel Barroso desea iniciar consultas rápidamente con el PPE. La principal cuestión reside en saber si el presidente de la Comisión será elegido bajo el Tratado de Niza [que está actualmente en vigor] o bajo el de Lisboa, que todavía no ha sido ratificado por todos los países miembros, precisa el diario. Con el tratado de Niza, la designación del presidente necesita una simple mayoría de votos en el Parlamento. Por el contrario, con el Tratado de Lisboa, se necesita una mayoría absoluta, es decir, 369 diputados- y el grupo del PPE dispondrá de 263 escaños-.