Cover

"Grecia acepta el nombre de Macedonia del Norte para denominar a la antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM)", anuncia el periódicoAdevărul. Esta declaración del viceministro griego de Asuntos Exteriores, Dimitris Droutsas, tendría que posibilitar una salida a una disputa que dura ya 19 años. Grecia niega a su vecina el derecho a llamarse Macedonia, argumentando que este nombre designa a una provincia que es parte del patrimonio histórico griego. Este diferendo, que se originó en 1991, cuando la entonces República Socialista de Macedonia declaró su independencia de la República Federal Socialista de Yugoslavia bajo el nombre de República de Macedonia, ha servido como pretexto al veto griego a la entrada de Macedonia en la OTAN y a su adhesión a la UE. "Si el Primer ministro Nikola Gruevski rechaza esta propuesta, tendrá que explicar a su pueblo las razones por las cuales los priva de una perspectiva europea", ha añadido Droutsas.